Categories
Ariel Alvarez Valdés Camilo Macisse Carlos Valle Celso Alcaína Con Usted al Paso Daniel Bruno Eduardo de La Serna Eduardo Marazzi Franciscanismo Grupo Sacerdotal Enrique Angelelli Hacia una nueva Iglesia Hans Küng Homilias Dominicales José Arregui José Guillermo Mariani José Ma Castillo Juan José Tamayo Acosta Leonardo Boff Preguntas Frecuentes Cristianismo Próximos Eventos Reflexión del Mes Reflexiones de Actualidad Roy H. May Victor Acha

Libertad y verdad de Ratzinger. Por Celso Alcaína

Hoy, desde su estudio del Vaticano, el Papa, rememorando a Duns Scotto, afirmó que la libertad ha de ir siempre unida a la verdad. Continuó diciendo que la verdad y la libertad se perfeccionan si se adecúan a la verdad revelada.

Libertad y verdad. ¡ Magnífico! Está claro que la libertad necesita límites para no convertirse en libertinaje y salvajismo. El Papa establece, al menos, un límite: la verdad. Y ¿qué decir de la verdad? ¿Dónde está la verdad? Ratzinger, o BXVI, estima que él, con su Iglesia, tiene la verdad. ¿De verdad tiene él la verdad? ¿Y su Iglesia tiene la verdad? “Quid est veritas?” , preguntó Pilatos a un Jesús detenido y condenado por usar de su libertad. Por el solo hecho de ser dogmática, la Iglesia demuestra no poseer libertad. Además, el dogmatismo eclesiástico niega de raíz la verdad. La verdad es progresiva, siempre parcial, inalcanzable. Luchamos para acercarnos a ella, pero sin asirla. Y si recorremos la historia de la Iglesia y de los dogmas, nos convencemos de que hemos de dirigir nuestras miradas hacia otros horizontes. Lo siento, Ratzinger, tu verdad no es la verdad. Y cuando recurres a la verdad revelada no haces más que abdicar de nuestra parcial verdad para soterrarnos en el misterio, la duda o la sinrazón. Monopolizar la verdad es cortar las alas de nuestra percepción de la verdad.

Fuente: Enigma. El Blog de Celso Alcaína

Leave a Reply