Volando desde el sur brindó sus alas. Por Guillermo “Quito” Mariani

Se le quebraron las alas mientras volaba hacia el Sur

buscando en la cruz del cielo los rumbos para el país.

Acostumbrado a marchar como todos los sureños

desafiando vendavales, decidió no sucumbir

y de una hasta otra trinchera fue avanzando lentamente

desmoronando barreras con apostura viril.

Desde la sombra, las nubes invasoras de horizontes

quisieron cerrar su avance tirando arena en sus ojos

y tronando amenazantes con sonidos alquilados

ensayaron detener sus proyectos ambiciosos

de una patria justiciera con memoria del pasado

y una tierra igualitaria  sin pobres ni poderosos.

Se le escapaban las manos, no le bastó la palabra,

se le escapó el corazón en la lucha cuerpo a cuerpo

y sin dejar testamento nos vistió con su coraje

para seguir la pelea con esperanzas del viento

que   arroja arena en los ojos y también hincha las velas

para seguir navegando hacia el que fue su proyecto.

De pie frente a la inclemencia de los vientos agoreros

dos mujeres seguirán andando por sus caminos

la que  es madre de sus  hijos y compartió sus anhelos

de una Argentina distinta sin patronos ni excluidos

y la otra, la madre Patria con su presencia de pueblo

que lo envolvió con bandera como al mejor de los hijos.

De los anhelos más altos  para cambiar el destino

De esta Patria embarazada con ansias de parturienta

A la que amó como esposa y que lo adoptó por hijo.

Guillermo “Quito” Mariani

Leave a Reply