José Guillermo MarianiReflexiones de Actualidad

Una interna feroz. Guillermo “Quito” Mariani

Así titulaba un diario capitalino la descripción de las rivalidades dentro de la UIA, que provocaron la renuncia de su presidente Héctor Méndez con fecha anticipada al vencimiento de su plazo de ejercicio, que sería en abril. Su renuncia dio pie a una cantidad de conjeturas. Lo que él mismo expresó es la disconformidad con que ambas líneas en pugna por la sucesión, Celeste y Blanca e Industriales, hubieran acudido  a la prensa, llevando al público la disputa interna, en contra de lo convenido expresamente. Sobre la mesa está la cuestión de anulación de lo establecido anteriormente, que exigía la alternancia de la presidencia por ambas líneas. La opción sería guiarse solamente por el resultado de las próximas elecciones en abril.

No menos feroz es la que está teniendo lugar en la iglesia argentina en una circunstancia parecida, el vencimiento del mandato del Cardenal Bergoglio como presidente de la conferencia episcopal. Tan feroz que el episcopado en la reunión de diciembre pasado dispuso que el cardenal viajara  a Roma para informar personalmente de su gestión, acompañado de un grupo de obispos colaboradores suyos. En otros términos, a defender su posición frente a los acontecimientos públicos de los últimos tiempos. ¿Es que en Roma necesitan justificarse las actitudes aparentemente tan firmes de Bergoglio que, por ejemplo declaró una guerra santa con oportunidad del debate de la ley de matrimonio igualitario?

Con una lectura más de dentro del enredo eclesiástico, aquella dureza del Cardenal y sus repetidos alegatos en contra de un gobierno que quiere suprimir la Vicaría castrense, y permite llevar a la discusión leyes despenalizantes o contrarias a la visión católica tradicional, fueron un intento de contrarrestar las acusaciones de debilidad en la defensa de la fe y de la iglesia, provenientes de un sector mucho más conservador. Este sector ultra, liderado por el arzobispo de La Plata  Héctor Aguer logró en una votación sobre el tema, el 60 por ciento de los obispos, desplazando así la opinión más moderada de Bergoglio. La interna feroz eclesiástica se parece una vez más a la de la UIA en el intento de silenciar las diferencias. Candidatos de la línea de Bergoglio son los obispos litoraleños Lozano y Stanovnik , y José María Arancedo actual vicepresidente de la CEA.

La elección de septiembre de la que participarán unos 150 obispos decidirá  finalmente al sucesor de Bergoglio que trae aparejada casi necesariamente la dignidad cardenalicia. Los litoraleños aparecen más alineados con Bergoglio. En cambio una cantidad bastante respetable entre los que se cuentan los entusiastas línea dura, obispos de Santiago del Estero (Polti) San Juan(Delgado) y San Rafael (Taussig) con otros de la línea del Cardenal Primatesta como el de Iguazú (Martorell) y el de Neuquén (Cuenca). Capitaneados por Héctor Aguer, el único candidato, coinciden en actitudes asumidas frente a distintos problemas.

Aguer fue quien ofreció pagar la fianza de un millón de pesos para que obtuviera libertad el banquero que había estafado a 30.000 ahorristas desde el BANCO  de su padre Federico Trusso con relaciones financieras muy fuertes con el Vaticano a través del difunto cardenal Quarracino- A favor de esta candidatura está el ex embajador menemista Casselli con muchas influencias en el Vaticano.

Con pronunciamientos muy agresivos esta línea rechazó la educación sexual escolar. El sacerdote de Malargue, Gómez, fue felicitado por la interrupción del espectáculo que consideró injurioso para la iglesia y su valoración de la gravedad de la violación de menores. Asimismo se manifestó con documentos públicos en contra de la elección de la Dra. Carmen M. Argibay para la Corte suprema.  Acusan a quienes favorecen el  uso de preservativos, de fomentar  promiscuidad y desenfreno sexual. Niegan absolutamente la absolución y la comunión a los divorciados- Acusaron de populismo electoral la asignación universal por hijos.- Defendieron aguerridamente al obispo castrense Biasotto, así como la permanencia de la cuestionada Vicaría castrense. En la época del proceso militar muchos de sus integrantes se complicaron amparando a delincuentes como Cristian Von Wernich y otros capellanes militares. Calificaron como degradante , pervertida y destructora de la familia, a la ley de matrimonios igualitarios.¿Hacen falta más datos?

Se trata de una interna detrás de la cual se mueven intereses de toda índole. Los mismos que en la interna de la UIA. Por lo menos hacemos el esfuerzo de que se conozcan estos trámites tan ajenos a la propuesta cristiana, para saber dónde estamos.

Leave a Reply