Seguinos en Facebook

Búsqueda por Autores

Domingo 6 de Mayo de 2012. 5to. de pascua (ciclo “B”) Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema (Ju.15,1-8)

Dice Jesús a sus discípulos que es la vid y ellos las ramas o sarmientos y el Padre es el viñador, que corta las ramas que no dan frutos y a las que dan las poda para que sean más productivas. Les asegura que él los ha limpiado o podado con su palabra y su anuncio. Los incita a permanecer en él como el mismo está en ellos.

Porque así como la rama que no está unida a la vid no puede dar fruto, así ellos si no están unidos a él. Luego, repite la misma comparación: Yo soy la vid, ustedes los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él da fruto abundante. Pero el que  no permanece en mí es como el sarmiento que se seca, se tira, se recoge y se echa al fuego.

Si uds. permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes podrán pedir lo que quieran y lo obtendrán. La gloria de mi Padre consiste en que ustedes den fruto abundante. Entonces serán mis discípulos.

Síntesis de la homilía

En la simbología bíblica la higuera y la vid, árboles típicos de Palestina, aparecen comparados con Israel. Ambos son objeto de diversas  reacciones del  Dios que los hace protectores, suministradores de alimentos y productores de abundancia y alegría. La higuera que Jesús maldice camino a Jerusalén es la imagen casi perfecta de las autoridades de Israel con su ineptitud para proteger y alimentar al pueblo y la vid que en tantas ocasiones produce frutos amargos en lugar de dulces racimos es desechada y arrancada por su ingratitud y el incumplimiento de su misión. Las palabras de Jesús en Juan, encajan en esa similitud extraordinariamente elocuente. Soy la vid.  La vida es toda la planta. Y la planta viva es la savia que la alimenta recorriéndola en toda su extensión. Por eso es indispensable la unión entre todos los componentes. No sólo el tronco principal sino cada una de las ramas mantiene a toda la planta,  manteniéndose a sí misma. La descripción de Jesús establece como esencial la unión con esa savia, con la vida que recorre toda la planta y se convierte en agradables frutos. La savia es en el contexto, la unión íntima entre las partes. Estar en él y él en nosotros. No sólo estar “con”, acompañando sino estar “en” identificándose. Lo cual es posible sólo por el amor. El que circula, el que vive, el que sufre, el que lucha, el que muere y resucita.

Si de algo no puede pensarse que es algo quieto y estable es del amor en la dimensión en que nosotros podemos experimentarlo y vivirlo. Por eso la insistencia de la unión, que no es simplemente yuxtaposición sino contagio y comunicación de vida reelaborada constantemente.

Cuando decimos que la savia es el amor, pareciera que lo dijimos todo, que “ya está”. Pero el amor que circula y anima cada rincón secreto de la vid, es contante dinamismo.

Ese dinamismo que, en la conducta humana de llama compromiso con la realidad de cada tramo de la historia, con cada circunstancia y desafío de la vida en sociedad.

El amor que nos deja quietos y satisfechos, además de ser una entelequia de la imaginación, pronto se desgasta. La creatividad, la investigación, la superación de dificultades, la utilización de todas las capacidades…todo eso es el dinamismo del amor que, por eso, exige estar despiertos y ansiosos de recoger sus frutos, de conseguir lo que pedimos y anhelamos.

Leave a Reply