Seguinos en Facebook

Búsqueda por Autores

Homilías Dominicales – Domingo 7 de Octubre de 2012. Por Guillermo “Quito” Mariani

Festividad de Jesucristo rey (ciclo “B”)

Tema (Juan 18,33-37) Pilatos interroga al acusado que tiene frente a sí: ¿Eres el rey de los judíos? Jesús responde: Eso lo dices por tu cuenta o porque otros te lo han dicho de mí?  Dice Pilatos: Ni que yo fuera judío! Tu nación y los sumos sacerdotes te han entregado a mí ¿qué es lo que has hecho? Contesta Jesús: Mi reino no es de este mundo. Si lo fuera, mis soldados habrían peleado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí. Le dice Pilatos: pero, entonces, ¿tú eres rey? Y Jesús contesta: Tú lo has dicho. Soy rey. Para eso he nacido y he venido al mundo. Para dar testimonio de la verdad. Quien está de parte de la verdad escucha mi voz.

 

Síntesis de  la homilía

 

La acusación con que los sumos sacerdotes acuden al representante del Imperio, está muy astutamente elaborada. Los signos que había dado Jesús hablaban de una realeza identificada con las promesas mesiánicas. Se trataba de un restablecimiento de la dignidad del pueblo sojuzgada tantas veces por los poderes dominantes. Pero la ambigüedad de la denuncia hace interpretar que se trata de un rey al estilo romano y por eso da motivos para aplicarle la pena de los que conspiran contra el Imperio. La pregunta de Pilatos es muy directa y sin vueltas: ¿Eres rey? Y la respuesta de Jesús, asegura que su estilo de reinado está muy lejos de lo acostumbrado, ya que no tiene ni armas ni soldados. Se trata, en cambio, de un reinado de la verdad. De una verdad liberadora de todas las esclavitudes y sujeciones: el amor del Padre. Por supuesto que esta afirmación ni preocupa ni atemoriza a Pilatos que no logra encajarla en su esquema imperial.

Pero, tampoco a nosotros nos resulta fácil interpretar el profundo sentido del reinado de la verdad preconizado y defendido por Jesús. Su Iglesia ha tenido ejércitos, represión y condenas terribles para imponer ese reinado. Su estilo no ha sido indudablemente el de Jesús de Nazaret. Y aún hoy, sosteniendo que, como institución fundada por el Cristo es la única dueña de la verdad, conserva la amenaza de exclusión y condena para quienes niegan ese absolutismo de posesión de la verdad.

Con mucha frecuencia la pretendida defensa de la verdad, dentro  fuera de la iglesia, ha llegado a favorecer los castigos y represiones. La clave del por qué esto nada tiene que ver con la propuesta cristiana, está en que esa verdad es el amor del Padre, que no puede tener otra expresión que vivir el amor a la creación y a los hermanos que son sus hijos

También, de la respuesta de Jesús, muchos han pretendido concluir la indiferencia  ante todos los acontecimientos de este mundo, para inclinar hacia una mirada prescindente de todo lo temporal y lo político, como si en eso consistiera la riqueza espiritual del cristianismo. Así ha logrado carta de ciudadanía oficial en la  iglesia católica una espiritualidad alienante, alejada  incluso de  la conducta social observada por el mismo Jesús de Nazaret.

Ya no es novedad la distinción entre política de partidos como ambición de poder y política social, que se pronuncia frente a los hechos con el criterio de si ayudan o no a la vigencia de los grandes valores de la convivencia : justicia distributiva de los bienes, e igualdad de derechos y oportunidades para todos. Sin embargo,  resulta casi imposible suprimir los enfrentamientos apasionados que rompen relaciones de respeto y amabilidad, porque en el fondo no se tiene en cuenta lo que es resultado beneficioso sino la orientación ideológica con que se realizan.

Leave a Reply