Seguinos en Facebook

Búsqueda por Autores

Homilías Dominicales – Domingo 21 de Julio de 2013 – 16to. del año litúrgico (ciclo “C”) Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema (Lc. 10,38-42)

Entró Jesús a un  pueblo y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Tenía una hermana llamada María que sentada a los pies del señor, lo escuchaba. Marta, que estaba muy ocupada en los quehaceres domésticos, se acercó y dijo a Jesús “¿no te importa que mi hermana me deje con todo el trabajo? Dile que me ayude.” Pero Jesús le respondió: Te está preocupando por muchas cosas y, en realidad con una sola basta. María ha elegido la parte mejor y no seré yo quien se la quite.

 

Síntesis de la homilía

Como Jesús recomendaba a los discípulos al enviarlos a anunciar la buena nueva del reino que se hospedaran donde les ofrecían alojamiento y no anduvieran cambiando de casa, él mismo lo hace. La dueña de casa es seguramente una de sus discípulas con su hermana María. Ambas se distribuyen la función a cumplir para con el huésped. Una atendiéndolo en la conversación y la otra preparando la recepción en la mesa. Como suele suceder, la impaciencia de Marta viendo la tranquilidad de María comete la torpeza de recriminárselo, considerando su tarea más importante que la suya y pide a Jesús que la impulse a brindarle alguna ayuda. La respuesta de Jesús es valorativa. El afecto y el aprecio se muestra más auténticamente con  sentimientos y palabras que con objetos o regalos. Cosa que nosotros tenemos ya establecida, en nuestro clima consumista, con una opción distinta.  El regalo constituye la muestra del afecto y aprecio por una persona a la que no somos capaces de decirle con frecuencia y sinceridad “te quiero y agradezco lo que eres para mí.”

Pareciera que estos gestos tan humanos de Jesús no son importantes en sí. Y por eso tradicionalmente se ha interpretado este pasaje como una valoración inferior de los trabajos materiales frente a las tareas intelectuales o concretamente, para hacerlo religioso, a la oración. En realidad este criterio es el que ha alimentado a los monasterios y congregaciones contemplativas de varias comunidades religiosas a retirarse absolutamente del mundo para dedicarse a la oración, considerando esto lo más agradable a Dios.

Cuando se establece de antemano esta dualidad, como sucede habitualmente entre los católicos tradicionales, se encuentran diversos pasajes evangélicos para justificarla. Pero

en el fondo, la historia de Jesús que nos trasmiten los evangelios no es de un hombre orante  sino de un hombre actuante. Ora sí, cuando necesita tomar decisiones importantes.  Se coloca delante del Padre para ser absolutamente sincero en el análisis de las diversas situaciones que se le presentan. Pero no deja de vivir intensamente dando testimonio de servicio y liberación.

Pero el relato de Lucas ha de ser aprovechado con toda la riqueza humana que encierra.

Primero, la valoración de la hospitalidad tan profundamente arraigada en la tradición judía. Segundo la aceptación de necesitar hospedaje. Tercero la necesidad de ambos roles: no dejar solo al visitante y encargarse de preparar la mesa a compartir. Y entre las dos actividades, la segunda puede ser transitoria pero la primera la de brindar compañía y expresiones de valoración y afecto no debe cesar nunca.

Leave a Reply