Categories
Homilias Dominicales José Guillermo Mariani

Homilías Dominicales. Domingo 25 de Marzo de 2018.- Entrada de Jesús a Jerusalén. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema Mc. 11, 1-16

Cuando se aproximaban a Jerusalén, ya al pie del monte de los Olivos, cerca de Betfagé y de Betania, Jesús envió a dos de sus discípulos diciéndoles Vayan al pueblo que está al frente y, al entrar encontrarán un asno atado que nadie ha montado todavía. Desátenlo y tráiganlo y si alguno les pregunta, respondan: el Señor lo necesita y lo va a devolver enseguida. Ellos fueron y encontraron un asno atado cerca de una puerta, en la calle, y lo desataron. Algunos de los que estaban allí les preguntaron ¿qué hacen? ¿por qué desatan ese asno? Ellos respondieron como Jesús les había dicho y nadie los molestó. Entonces le llevaron el asno, pusieron sobre él sus mantos y Jesús se montó. Muchos extendían sus mantos sobre el camino y otros los cubrían con ramas que cortaban de los árboles del campo. Los que iban adelante y seguían a Jesús gritaban ¡Hosanna, bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Bendito sea el reino que ya viene, el reino de nuestro padre David! ¡Hosanna en las alturas!

 

Síntesis de la homilía

Jesús no podía desconocer el pasaje de Zacarías en que anunciaba a Jerusalén la llegada de su rey, montado en un burro de carga. La decisión con que nos decía Lucas que había emprendido el camino de Jerusalén. Se muestra aquí. Sabía lo que hacía y lo tenía planeado. Así, con mucha espontaneidad toma la resolución de cumplir la profecía de Zacarías con ese desafío de entrar a la ciudad santa sumamente vigilada p por el ejército romano y colmada de judíos de todas partes, sabiendo que ni el Imperio ni el Templo iban a permitir que su misión presentando la opción del reinado de Dios fuera escuchada y menos atendida por la gente el pueblo.    En realidad, la fuerza histórica del domingo de ramos es definitiva. Allí cada uno se ve obligado a elegir su lugar. Jesús elige el suyo que es no dejar de impulsar la implantación del reinado de Dios, a costa de su propia vida y los fariseos y sumos sacerdotes también eligen su ceguera e intereses antipopulares para apoyar al Imperio en la condena de quien resulta peligroso para lo que buscan el dominio de los demás para su propio beneficio,

La entrada triunfal, adornada en sus características por la tradición y la necesidad  cristiana de un reconocimiento multitudinario y triunfal para el crucificado, no tiene importancia en sí, sino en el efecto que produjo, por una parte en el reino de los hombres (templo e imperio) y por otra en las multitudes anónimas que lograron penetrar el sentido liberador del mensaje cristiano y se jugaron y se juegan por él sabiendo que es el único modo de jugarse verdaderamente por el ser humano como hombre y humanidad nueva.

Categories
Homilias Dominicales José Guillermo Mariani

Homilías Dominicales. Domingo 18 de Marzo 2018 – 5to de Cuaresma. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema  Jn.12,20-33

En esos días entre los que habían subido para adorar había algunos griegos, ellos se acercaron a Felipe de Betsaida de Galilea y le dijeron: Señor, queremos ver a Jesús. Felipe fue a decirlo a André y ambos se lo dijeron a Jesús. Entonces él les dijo; ha llegado la hora en que el Hijo del hombre será glorificado. Les aseguro que si el grano que cae en la tierra no muere, queda solo pero si muere da mucho fruto. El que ama su vida la perderá pero el que desprecia esa vida según el mundo la conservará para la vida eterna. El que quiera servirme que me siga y así donde yo esté estará también mi servidor

Mi alma está turbada. Y qué diré? Padre líbrame de esta hora? Si para eso he llegado. ¡Padre glorifica tu Nombre! Entonces se oyó una voz del cielo “Ya lo he glorificado y lo volveré a glorificar,

La muchedumbre que estaba presente y oyó estas palabras pensaba que se trataba de un trueno. Otros decían un ángel le habló”  Y Jesus aclaró: Esta voz no se oyó por mí sino por ustedes. Ha llegado el príncipe de este mundo y el príncipe de este mundo será echado fuera y cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí. Jesús decía esto para indicar cómo iba a morir.

 

Síntesis de la Homilía

Jesús descubre en la curiosidad de los griegos, distinguidos por lo adelantado de su civilización y pensamiento filosófico, la universalidad del reino del Padre, que se está manifestando, pero advierte al mismo tiempo, que su entorno inmediato, el de los judíos que lo rechazan toma los caminos de su desaparición y la muerte. A  eso se debe la frase de ser elevado que es más bien del diccionario del evangelista, porque lo que Jesús podía prever es que la persecución de los judíos terminara con una sentencia de muerte a pedradas como algunos profetas. Pero los escritores, después del hecho, de la crucifixión interpretaron esa circunstancia de “elevación” como una especie de entronización. Y, a pesar de la dificultad interior que tiene para aceptar que se cumpla en él lo que es la voluntad del Padre, no puede menos de sentirse turbado, aunque recurre a toda su fuerza para no poner obstáculos a lo que para él es el paso para la glorificación porque es nuevamente la plenitud de la identificación con el amor universal del Padre. Los detalles llamativos que presenta la narración haciendo a parecer una voz que se supone voz divina son simplemente signos recurridos en el momento para dar realismo al sentido general del trozo.

Hay que detenerse también  en la frase con que Juan parece situar a Jesús en actitud de menosprecio de la vida humana  diciendo que quien la ama, la perderá, lo cual significa tranquilizarse por no utilizar en toda su potencia la vida humana que, como Jesús hemos recibido y tenemos responsabilidad de cuidar conservar y fructificar felicidad y salvación ¿por qué esto que parece inadmisible? El sentido completo depende de la continuidad de la frase; cuando la propia vida se convierte en el único objetivo para cuidar y fructificar, los egoísmos edifican el reino del egoísmo destructor que en cambio se cambia por la comunión realizadora y liberadora cuando se irradia entregándose a los demás.   También es oportuno que, acompañando a Jesús en este proceso de turbación, de valentía y de resultado final de identificación con el Padre, nosotros miremos lo que en nuestras vidas puede todavía dar vida desde la entrega a los que tenemos conciencia que lo necesitan (no tanto en las cosas materiales que eso es primario y fundamental, sino en el sentido de entrega al Dios creador y liberador dando sentido particularmente profundo a la consumación por la muerte.

 

Categories
Homilias Dominicales José Guillermo Mariani

Homilías Dominicales – Domingo 11 de Marzo de 2018 – 4to de Cuaresma. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema

Dijo Jesús a Nicodemo: De la misma manera que Moisés elevó la serpiente en el desierto, también es necesario que el hijo del hombre sea elevado, para que todos los que creen en él tengan vida eterna. Dios amó tanto al mundo que le dio a su hijo único para que todo el que crea en él no muera, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su hijo para condenar al mundo sino para que el mundo se salve por él, El que cree en el no será condenado, el que no cree ya está condenado porque no ha creído en el hijo único de Dios. En esto consiste el juicio: la luz vino al mundo y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz porque sus obras eran malas. Todo el que obra mal odia la luz y no se acerca a ella por temor a que sus obras sean descubiertas. En cambio, el que obra de acuerdo con la verdad se acerca a la luz y de ese modo manifiesta que sus obras han sido hechas en Dios

 

Síntesis de la homilía

Hay varias cosas que están aseguradas claramente en este trozo de Juan Lo primero importante es que Dios no ha enviado a su hijo para condenar al mundo. Nos parece una novedad, pero es que hemos tenido permanentemente la impresión de que acercarse a la Iglesia o al Dios que ella proclama, es para entrar en los fantasmas demoníacos del pecado.  Escuchamos del mismo Señor Jesús que el hijo del hombre no fue enviado para condenar sino para que el hombre se salve por él. Y esta convicción debe entrar profunda y constantemente en nuestra vida con todos sus detalles. Nuestro andar por este mundo no desfila ante la mirada de un tirano que tiene sus secuaces que nos persiguen sin tregua y pierden su tiempo en juzgar con malicia los hechos humanos para descubrir si e ellos se contiene una ofensa de Dios. No es afirmación de un curita que se cansó de amenazar con castigos e infiernos y ahora ha cambiado su discurso por quien sabe qué circunstancia extraña. No: es Jesús quien lo dice a través de Juan el discípulo del amor.   Otra afirmación sin duda importante, pero desfigurada muchas veces por diversas interpretaciones, afirma que a quien cree en su nombre se le concede vida eterna. Esta vida eterna de que se habla es una locución bíblica que tiene que ser interpretada también. En el concepto de “ETERNO” no cabe lo que entendemos comúnmente “durable”. LA VIDA DE Jesús, a no ser por su resurrección, no fue durable Jesús murió. Tiene que haber otra manera de pensar la eternidad u otra palabra para calificar la vida que recibe el que cree.

La eternidad de cualquier cosa puede ser indefinida ilimitada, durable, pero la denominación “eterna” es simplemente bíblica o religiosa.

También podemos aprovechar lo que se dice aclarando en qué consiste el juicio de Dios. La figuras de luz y oscuridad para presentar los actos, sugieren que, al obrar bien, nos sentimos bien y mal cuando obramos mal. Con frecuencia nos preguntamos si estaremos incurriendo en errores o transgresiones graves, sin tener conciencia de ello.  Sin darnos cuenta, – Pero me parece que existe realmente esa predisposición en el espíritu de cada hombre de descubrir o inclinarse hacia lo bueno, como también hacia lo malo, conscientemente. Eso provoca seguramente que el juicio de Dios como creador y sostenedor del cosmos, no aparece sólo con la visión desde fuera, sino que es el ser humano mismo el que muestra la calificación de su obra.  Creo que poco importa que el juicio sea recto o equivocado. Diríamos que la “buena voluntad” es excusa valedera delante de Dios.

 

 

Categories
Homilias Dominicales José Guillermo Mariani

Homilías Dominicales. Domingo 4 de marzo de 2018.-1ro de Cuaresma. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema Juan 2,13-25

Ya cerca de la celebración de la pascua en Jerusalén Jesús subió a la ciudad y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas sentados en sus mesas. Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del templo. Desparramó las monedas de los cambistas, derribó sus mesas y dijo a los vendedores de palomas. Saquen eso de aquí y no hagan de la casa de mi Padre una casa de comercio. Y sus discípulos se acordaron de la Escritura. El celo por su casa me consume” Entonces los judíos le preguntaron: ¿Qué signo nos das para hacer lo que haces?  Jesús respondió “Destruid este templo y lo construiré en tres días. Los judíos dijeron: Han sid9 necesarios cuarenta y seis años para construir este templo y lo construirás en tres días? Pero él se refería al templo de su cuerpo. Por eso cuando Jesús resucitó sus discípulos recordaron lo que él había dicho y creyeron en la Escritura y su palabra. Durante el tiempo que estuvieron en Jerusalén muchos creyeron en su nombre al ver los signos que realizaba. Pero Jesús desconfiaba de ellos porque los conocía a todos y no necesitaba que lo informaran acerca de nadie. El sabía lo que hay en el interior del hombre

 

Síntesis de la homilía

No puede menos de sorprendernos la manera de actuar de Jesús ante los que venían de todas partes a celebrar la Pascua, trayendo con ambiente  de fiesta animales para ofrecer los sacrificios rituales uniéndose así a las ofrendas del culto y satisfaciendo el interés en comprar todo lo que era honrar la gran memoria pascual. Así, de repente Jesús pierde la serenidad y se enoja con toda esa gente, tomando tan en serio la ofensa que significa para la casa veneranda del Padre, esa conducta excesivamente condenatoria.     Detrás de ese látigo blandiendo sobre los animales y el desparramo de todas las cosas cuidadosamente ordenadas para proveer de víctimas para la gente empeñada en hacer las ofrendas, Jesús presenta una conducta observada pocas veces porque lo que está pasando no es simplemente intercambios, compras buscando precios, sino que la gente está explotada por los servidores del Templo que  Jesús conoce en su proceder ya que no les interesa el Templo en sí sino como suministro de influencias, poder y dominio de los romanos. El desafío que lanza Jesús a los judíos que le piden un signo de su autoridad divina, Jesús les responde con la oferta de destruir el tiempo y reconstruirlo en tres días. NO ERA SIMPLE ENTENDER ADECUADAAMENTE ESTA SIMBOLOGÍA DE Jesús, pero, al parecer, con toda intención  el no quería  referirse a lo que sabía que estaban tramando en su contra, y esto fue notado por sus discípulos.

La alusión a la destrucción de su cuerpo es el gran argumento, el gran signo brindado por ese Jesús que tantas veces había impactado con milagros que dejaban atónita a la gente. El signo de lo profundamente oculto de su divinidad y la limitación en su proceder habitual para no caer en las manos de los que lo acechaban  y perseguían. También Pablo ha querido que la originalidad del cristianismo pase por esta resurrección Y para esa resurrección, alejándose de propuestas reencarnantes o fantasmales ha colocado la de Cristo como modelo y garantía.

 

UNA RENUNCIA A LOS OFERTAS DE LOS HOMBRES VICIADAS DE EGOISMO, PARA HACERSE DIGNO DE LA OFERTA DEL Dios creador que es el Dios del amor

Categories
Homilias Dominicales José Guillermo Mariani

Homilias Dominicales – Domingo 25 de febrero de 2018.- 2do de Cuaresma. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema (Marcos 9,1.9

Un día Jesús tomó consigo a Pedro, Santiago y Juan y los llevó a un monte elevado.   Allí se transfiguro en su presencia. Sus vestiduras se volvieron resplandecientes, tan blancas como nadie hubiera podido blanquearlas. Y entonces se aparecieron Elías y Moisés hablando con él . Y Pedro dijo a Jesús: Maestro qué bien estamos aquí. Hagamos tres carpas una para ti otra para Moisés y otra para Elías. En realidad Pedro no sabía qué decir porque estaban llenos de temor. Entonces  una nube los cubrió con su sombra y salió de ella una voz: “Este es mi hijo muy querido. Escúchenlo. De pronto miraron a su alrededor y nadie estaba con ellos, sólo Jesús. Mientras bajaban del monte, Jesús les prohibió contar lo que habían visto, hasta que el hijo del hombre resucitara. Ellos obedecieron esta orden, pero entre ellos se preguntaba qué significaba eso de que “hasta que él resucitara”

 

Síntesis de la homilía

Es evidente que el relato no es histórico en el sentido de que las sucedieran tal cual las cuenta Marcos  Hay varias circunstancias que contrarían el sentido común, como la aparición de personajes, la voz humana brotada de la nube, y los detalles de la majestad adquirida repentinamente por Jesús maravillando a los discípulos. Se trata de un mensaje que cobra importancia en las circunstancia de contrariedad que vivía el grupo de discípulos, aguijoneado por la persecución de los judíos dirigentes que pedían un signo del cielo para aceptar el mensaje  y no dejaban de hostigar a los discípulos, ridiculizando las pretensiones de Jesús de que Elias y había venido como precursor del enviado  y mesías definitivo. Era indispensable fortalecer la postura de los líderes del  pequeño al que Jesus lleva a un cerro muy alto, expresión de la importancia de la reunión propuesta, una especie de retiro espiritual, aprovechando con sus enseñanzas penetrar la sensibilidad imaginativa de los discípulos con descripciones que impresionando su simplicidad pudiera convertir sus palabras y enseñanzas en un elemento fortaleciente de su militancia por el reino. Quienes han recibido durante un tiempo más o menos prolongado la formación católica tradicional saben de cuántas manera se han usado métodos parecidos a estos para ilustrar las ideas y principios que se querían inculcar . Los discípulos recurrieron también completando relatos orales y enseñanzas teóricas recibidas con esta especie de “materializaciones o apariciones convincentes proyectadas desde adentro de la voluntad de los seguidores y desde fuera de las circunstancias de disponibilidad popular para aceptar sin demasiado espíritu crítico esos métodos pedagógicos.

Todo eso, con el símbolo bíblico de una voz misteriosa “del cielo” enunciando el mensaje concreto,  “Es mi hijo predilecto ¡Escúchenlo!” sintetiza  lo que esa voz y esa escenografía pretenden afirmar como enseñanza para el discipulado.   Hay alguien a quien no se debe dejar de escuchar: Jesús de Nazaret, quien no ha estado con nosotros para describirnos o prometernos un cielo, sino para impulsar a vivir en la cotidianeidad de esta tierra, construyendo con él, el reinado de Dios que es la felicidad del hombre.     Muchos cristianos de hoy excluyen del mensaje liberador de Jesús de Nazaret todo lo referido a los  asuntos terrenales que nos agitan y preocupan con problemas que nada tienen que ver con discusiones  acerca del cielo o de otra vida. Y esa actitud no tiene nada de cristiano y siempre ha sostenido por quienes no tienen ningún interés por el ser humano y su historia como lo ha tenido Dios al vivir con nosotros por Jesús de Nazaret.

 

 

Categories
José Guillermo Mariani

Homilías Dominicales. Domingo 3 de septiembre de 2017.- 22 durante el año. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema (Mt. 16,21-27)

Jesús comenzó a decir a sus discípulos que debía ir a Jerusalén y sufrir muchas pruebas por parte de los ancianos y los sumos sacerdotes, que debía ser condenado a muerte y resucitar al tercer día  Pedro lo llamó aparte y comenzó a reprenderlo diciendo “Dios no lo permita Señor, Eso no sucederá. Pero él dándose vuelta dijo a Pedro: Apártate de mí Satanás. Tú eres para mñi un obstáculo porque tus pensamientos no son de Dios sino de los hombres. Y Jesús dijo a los discípulos: elque quiera seguirme, que renuncie a sí mismo, que cargue su cruz y me sigha, porque el que quiera salvar su vida la perderá y el que ìerda su bvida por mí la encontrará. ¿De qéle servirá al hombre ganar el mundo entero si pierde su vida? Y ¿qué podrá dar el hombre a cambio de su vida?  Porque el hijo del hobre vendrá en la gloria de su Padre, rodeado de sus ángeles y entonces pagará a cada uno según sus obras.

 

Síntesis de la homilía

No podía Jesús introducir en la mente de esos discípulos que lo habían seguido desde su pobreza y abandono social, como Maestro que les devolvía su dignidad humana y los protegía integrándolo a la sociedad, la plenitud de su conocimiento sobre la misión que el sentía encomendada por el Padre Dios. El sufrimiento no podía aparecer demasiado en el programa del futuro porque era como una convocatoria con fracaso anticipado. Cuando, como en este caso, se arriesga a hacerlo obtiene una reacción inmediata. Pedro es quien representa a todos, opinando que eso no puede suceder de ninguna , manera. Por eso Jesús extiende su respuesta a todo el grupo aclarándoles que no pueden interponerse entre él y la voluntad de Padre. Y que si alguien se interesa de tal modo por su propia vida, que margina o desecha las de los demás ,no es digno de èl, se deja llevar por un interés absolutamente humano.  Al mismo tiempo exalta la vida como el mayor valor de la vida humana y descubre que el secreto para salvarla está en entregarla, dándole el sentido del pan que se comparte para bien de todos.

Defender  la vida es además del instinto más fuerte de la naturaleza viva, la más asimilada al sentido de felicidad que puede experimentar el ser humano. Jesús no desconoce esta valoración, pero no es ingenuo al juzgar su entorno y descubrir constantes acechanzas por parte de todos los que se molestan porque predica un reino distinto del de la La Ley y del Imperio y por eso, la persecución solapada y expresa es absolutamente previsible. Judas Iscariote no ha tenido presente esta advertencia y por eso se ha dejado seducir por la oferta de  los  sumos sacerdotes de venderles la persona del Maestro, salvándose así de lo que se preparaba para él desde la autoridad judía y romana. Se trata de una advertencia que no estamos acostumbrados a tener en cuenta:  “propiciar la generosidad para con todos, buscar realmente una inclusión social dignificante para todos, acarrea necesariamente persecución y por eso se recurre a negociaciones que, con demasiado frecuencia dejan en el camino los propósitos de fidelidad a la búsqueda de los derechos de todos.    Desde luego que el anuncio de muerte y resurrección al tercer día, que Mateo pone en labios de Jesús, es una añadidura después de los hechos, que no debe atribuirse a deshonestidad histórica, sino a que después de ocurridos los hechos anunciados en general, el vivirlos detalladamente trae casi sismpre una actualización aclaratoria.

 

 

Categories
José Guillermo Mariani Próximos Eventos

Peña

Categories
José Guillermo Mariani Próximos Eventos

CUMPLO NOVENTA AÑOS. Por Guillermo “Quito” Mariani

No sé cómo llegaron… Pero aquí están. En mi cuerpo, en mi persona, en mi historia.

No sé cómo llegaron… Pero ¡aquí están!
Mi celebración es sobre todo y, primero que todo: AGRADECIMIENTO. Al Ser supremo que está en el origen y detrás de todo. A la Naturaleza, que es su primera presencia, y me brindó familia, amigos, miles de oportunidades de ser feliz y hacer felicidad a mi alrededor, posibilidad de crecer para servir, amar y ser querido, fortaleza para luchar con mis modestas capacidades por la justicia y la paz, al mismo tiempo que para resistir a la incomprensión, la agresividad de las diferencias ideológicas y hasta la persecución.

En este agradecimiento no quiero dejar de invitar a los distintos eventos planeados con mis amigos:

1) Presentación, el mismo día de cumpleaños martes 1ro de Agosto, de mi nuevo libro “COLUMNAS a los noventa de pie”, en el salón de Luz y Fuerza (Deán Funes 672) a las 19.30

2) El domingo 6 de Agosto a la celebración eucarística de las 11 horas en el salón del Club Atalaya y ese mismo día en el mismo salón, a las 16.30 “Peña de los 90”, desde las 16.30, hasta “que las velas no ardan”,

Con gusto compartiré con cada uno de ustedes esto que es al , mismo tiempo, alegría de estar y vivir, tristeza de ausencias, y responsabilidad de seguir luchando y esperando.

 

Categories
Homilias Dominicales José Guillermo Mariani

Homilías Dominicales. Domingo 25 de Junio de 2017.- 12 durante el año.- Por Guillermo “Quito” Mariani                                                       

Tema (Mt.10,26-33)

Dijo Jesús a sus discípulos: No teman s los hombres. No  hay nada oculto que no deba ser revelado ni nada secreto que no deba ser conocido. Lo que yo les digo en la oscuridad repítanlo en pleno día; y lo que escuchen al oído proclámenlo desde lo alto de las casas. No teman a los que matan al cuerpo pero no puede matar el alma. Teman más bien a Aquel que puede condenar el alma y el cuerpo a la Gehenna. ¿Acaso no se vende un par de pájaros por unas monedas?  Y, sin embargo, ninguno de ellos cae en tierra sin el consentimiento del Padre del cielo. Ustedes tienen contados todos sus cabellos. No teman entonces porque valen más que muchos pájaros. Al que me reconoce abiertamente ante los hombres yo lo reconoceré ante el Padre del cielo Pero yo renegaré ante mi Padre que está en el cielo de aquel que reniegue de mí ante los hombres.

Síntesis de la homilía

los tiempos de persecución resultan muy difíciles de superar. Las primeras comunidades de cristianos, procedentes del judaísmo y el  paganismo debieron padecer mucho  por parte del grupo de autoridades judías que menospreciaban y amenazaban a los convertidos. Y por otra parte la persecución provenía también de los romanos que veían a los cristianos como enemigos del Imperio. Se llegó a resolver por comunidades como la de Mateo a emigrar de Jerusalén para salvarse de esas situaciones y mantener la fe ,muchos que no podían menos de vacilar ante esas dificultades. La conducta de esconderse, callar sus convicciones, renegar de su conversión, o tolerar el conflicto permanente, se hacía más frecuente y a eso obedece la amenazante afirmación que pone Mateo en labios de Jesús. “al que me renegare yo lo renegaré ante el Padre”.  La restauración del culto a su Dios después de la destrucción del Templo por las legiones romanas, enardeció a los judíos fervorosos por restaurar la vigencia de la ley y proceder contra los cristianos a quienes consideraban traidores. Considerar estas realidades desde nuestros tiempos con tantos sufrimientos causados por persecuciones de distinta  índole, pero también religiosas  no nos aparece como de mucha gravedad, pero un análisis del evangelio de MATEO  que es el que contiene más abundantes y severas invectivas contra los fariseos y los doctores de la Ley, deja traslucir que el clima producido por la persecución siempre resulta muy dañosa para quienes tienen conciencia de defender valores importantes. Los mártires cristianos, exaltados con posterioridad a su ejecución con diversos niveles de crueldad, además de ser admirados por la fuerza de su fe, dan una idea del clima de desvalorización de la vida con que había que vivir para no caer como víctima ni tampoco en la tentación de ocultarse, huir o retirarse de las inminencias de la vida y la seguridad amenazadas.                                                                            Aparece también en este trozo, en contraposición con el encuentro con Dios al que se llama “cielo” otro lugar que se denomina Gehenna, Se trata de un valle o desfiladero cercano a Jerusalén en que se ofrecían sacrificios a los ídolos y, después de inutilizado por el rey Josías pasó a ser depósito de cadáveres y basura. El Infierno que presentaba nuestra catequesis tradicional era más parecido al del Dante con distintos grados de tormento de acuerdo a la maldad de las personas condenadas que a esto del valle de Hinón a que se alude muchas veces en el NT y es el lugar de la basura que desaparece con el fuego con el fuego mantenido constantemente.

El Infierno es en el fondo una creación mítica para lograr cambios de conducta en quienes abandonan el testimonio y mandato de Cristo de amor a la creación y al prójimo que es todo ser humano que convive con nosotros.

 

 

 

Categories
Homilias Dominicales José Guillermo Mariani

Homilías Dominicales. Domingo 18 de junio de 2017.- Corpus Christi.- Día del padre. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema (Juan 6,51-59)

Dijo un día Jesús a los judíos .Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que come de este pan vivirá eternamente Y el Pan que yo  daré es mi carne por la vida del mundo. Los judíos discutían entre sí diciendo. ¿CÓMO ESTE HOMBRE PUEDE DARNOS A COMER SU CARNE? Jesús les respondió. Les aseguro que si no comen la carne y beben las sangre del hijo del hombre, no tendrán vida  en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo lo resuscitaré en el último día. Porque mi carne es una verdadera comida y mi sangre una verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él. Así  como yo que he sido enviado por el Padre que tiene vida, vivo por el Padre, de la misma manera el que come mi carne vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo. No como el que comieron sus padres y murieron. El que come de este pan, vivirá eternamente.

Síntesis de la homilía

La liturgia celebra hoy el día del cuerpo y sangre de Cristo. En realidad la denominación tradicional no hablaba de la sangre sino del Corpus Christi. Nos vamos a detener un poquito en eso. Porque exaltar el cuerpo de Cristo es exaltar el cuerpo del hombre. Precisamente el cuerpo que es revelación y realización de nuestra interioridad es en Jesús fundamental  para su misión liberadora (redentora en lenguaje tradicional) Porque ese cuerpo además de gestarse como los nuestros en un vientre de mujer yquedar así revestido de las cualidades, limitaciones y debilidades humanas, aplicó toda su energía en defender la dignidad del ser humano y sus derechos así como para reformar la sociedad en que le tocó vivir. Cuando hablamos del espíritu y de espiritualidad, el cuerpo queda relegado muchas veces con una marginación que descalifica a los débiles y siguiendo la mentalidad platónica lo considera obstáculo para la dignidad y grandeza del ser humano cuando es su base y posibilidad única y concreta.      Habla Jesús en Juan un lenguaje que escandaliza a los judíos. Advirtamos que carne significa cuerpo, lo corporal , y que comer el cuerpo y beber la sangre, que bíblicamente es la vida, el alma del cuerpo, significa identificarse con Jesús como alimento de la vida. El proceso biológico no tiene mucho que ver aquí ni siquiera esa “presencia real” de Jesús en el  pan eucarístico. La identificación con Jesús no es real si es sólo sentimental o dependiente de favores Es comer su realidad completa e histórica para identificarla con nuestra propia historia, desde luego siempre  en la medida de nuestras posibilidades. La vida que comunica ese pan, cuerpo y sangre que simbólica o sacramentalmente fijamos en la hostia y el vino, es unión con el designio del Dios creador y por eso participar de una vida que, como en el mismo Jesús, supera la limitación de la muerte.

Atados a los signos sacramentales que se adoptaron primero por la necesidad de expresión corporal de toda comunicación y también con  de la de Dios, nos hemos acostumbrado a dar mayor sentido al signo que a la realidad significada y así hemos perdido el sentido de fe comprometida, de la que habla el apóstol Santiago en su carta, que llega a ser entonces, una “fe muerta”.

 

Dia del Padre

Hagamos ahora una breve reflexión sobre el Día del padre:

Nuestros padres son los que tienen relación más directa con la formación de nuestro cuerpo. Ese cuerpo que se formó como el nuestro en el seno de nuestra mamá como el de Jesús en el vientre de María embarazadas por el amor matrimonial de su esposo. Pareciera a veces que esto no tiene importancia para los hijos. De modo que es posible escuchar alguna vez el reproche, ustedes me trajeron a la vida así que están obligados a aguantarme como soy. Sin embargo el pensamiento  recto sabe que lo fundamental de toda nuestra dignidad y posibilidades humanas está en nuestro cuerpo. Un cuerpo igualmente  colmado de posibilidades como el que María y José dieron a Jesús. Lo de todos los días valernos de nuestro cuerpo, a veces nos hace perder la noción de la importancia que tiene la relación con nuestros padres, porque es como si realizado el proceso de nuestra concepción y el desarrollo elemental de la salud y la vida de los primeros años, la relación con ellos no influyera en nuestro crecimiento y desarrollo.

Pero el cuerpo no es solo lo material que con la riqueza de la naturaleza se basta a sí mismo después de las exigencias de los primeros meses o años del nacimiento , el cuerpo es también el vehiculo del espíritu, de la riqueza de nuestra interioridad y eso sigue necesitando de la presencia, la protección, y  la guía de los padres contando con nuestra predisposición para utilizarlas.                            Cuando nos fijamos y nos afligimos por las discapacidades corporales, a veces evadimos la preocupación por las discapacidades que cultivamos en nuestro interior como la incomprensión, la pereza, el menosprecio o discriminación, la deslealtad , todo  lo cual puede resumirse en lo que ya sostuvo Confucio y fue repetido por Jesús de hacer o no hacer a otros lo que nosotros quisiéramos o no quisiéramos   que nos hicieran a nosotros

Y en ese orden de cosas, creo que vivimos un tiempo en que se hace absolutamente necesario revalorizar la presencia activa de los padres junto a sus hijos, ya que se está probando que aunque se multipliquen los edificios, los libros y los progresos tecnológicos y científicos en general, se multiplica también  el lamento por la falta de educación que es el delicado y poderoso instrumento que es el cultivo de la fuerza y riqueza interior para hacer posible la desaparición de muchas fallas en las posibilidades de realización de todos los integrantes de la sociedad,

Voy a pedirles por eso un gesto que grabe la importancia del valor de la relación filial que cuenta con un fertilizante no muy fácil de encontrar que el amor que biológica y psíquicamente distingue  la relación paterno-filial.