Cristianos no religiosos. Por Guillermo “Quito” Mariani

Un artículo de Osvaldo Bayer publicado recientemente por Página 12 construye respetuosamente una alternativa para una frase del conocido rabino Daniel Goldman, contrariando una afirmación del escritor israelí Yoram Kaniuk. Éste había escrito: Se puede ser demócrata o religioso. Goldman corrige: se puede ser demócrata y religioso. El escritor y periodista argentino, desde Bonn expresa su respeto por los razonamientos con que el rabino defiende su postura. Pero con un estilo que le es propio, estrenado en “La Patagonia rebelde”, el de los testimonios orales en paralelo con los documentos de la historia oficial, muestra las objeciones con que se enfrenta esa afirmación de que es posible ser demócrata y religioso, a la vez.

El caso de la bruja reina de Bruchhausen aparece  en estos días casualmente evocado y descrito por un diario de Bonn. El atrevimiento de aquella mujer noble, de casarse con un peón de campo, produjo su degradación por parte de Roma, el sometimiento a cruelísimas torturas y finalmente la condena a la hoguera, hace 370 años. Bayer lo utiliza como argumento síntesis y signo de un pasado difícilmente ocultable, que tiene hoy manifestaciones menos cruentas pero que traducen la misma tendencia.

Creo que resulta clave, para terciar en la discusión, una especificación de lo que se entiende por “religioso”. Habitualmente hablar de religión es referirse a una relación con Dios que, primero, afirma su existencia, y segundo, mantiene una comunicación con El que revela lo que es de su agrado. La absolutización de estas dos afirmaciones llevan a cada grupo”religioso” a considerar la pertenencia por la aceptación, como única opción, de lo que se propone como revelación de Dios y camino para estar “con” El. Así se convierte en grupo proselitista y, a la vez, excluyente. A la seguridad del grupo (nadie tiene contacto directo con Dios) contribuye el que sean muchos los que se adhieren, y los que no lo hacen, queden excluidos. Esta adhesión se gratifica con premios y la exclusión por castigos (de origen divino). Con procederes diversos, que usan el miedo a castigos temporales o eternos, o la exigencia de sumisión absoluta con la alternativa de expulsión o venganza, la historia ha sido y es testigo de tremendas violaciones de derechos humanos fundamentales y de situaciones de violencias y guerras entre “fanatismos” rivales. Por eso, cada una de las grandes religiones es, en  realidad una monarquía. Desde la absolutización del poder como venido de Dios (Vaticano) o la de los libros sagrados interpretados literalmente como Palabra de Dios (Biblia, Corán, Upanishads.).

Eso establece la distinción entre religioso y creyente. La actitud de este último admite racionalmente un principio originario y misteriosamente ordenador del cosmos que se expresa en la grandiosidad de una obra superadora de todo producto  humano y va descubriendo a través de éxitos o fracasos cuál es el camino mejor para el logro de la realización personal y comunitaria o social. El participar con todos de esta actitud de búsqueda, es fundamento de la democracia. Hay ciertamente otros conjuntos que absolutizan intereses materiales o posiciones ideológicas y se fanatizan hasta obstruir las democracias. Pero el “fanatismo” religioso es el más peligroso `porque es sagrado, intocable. Creo absolutamente necesario hacer notar que el cristianismo no es una religión (sí lo es el catolicismo) sino una cosmovisión desde y hacia la valoración del ser humano, por lo cual, si no se desfigura, es compatible con la democracia en sentido pleno. Una cosa es valorar la democracia, otra resistirla con todo, y otra aguantarla. Sólo es auténtica la primera postura pero la historia avala en las religiones sólo lo que impulsa a llegar hasta la última. Y el sólo aguante, no es democracia. 

¿Paranoia fantaseosa o sospecha fundada? Por Guillermo “Quito” Mariani

Las  declaraciones, medio en serio medio en broma, del presidente Chávez sobre la posibilidad de que la cadena de apariciones de cáncer en los mandatarios más definidos a favor de la constitución del bloque latinoamericano, ( que últimamente se pronunciaron por la negativa absoluta en el CELAC de suministrar combustible a los barcos ingleses de paso a las Malvinas), sea efecto de una maniobra farmacológica estadounidense han sido presentadas como ridículas por una cantidad de medios.

Pero me he puesto a revisar la historia inmediata y se me ocurren estas preguntas.

¿Es una exageración la constatación de que el virus del SIDA fue introducido en Africa por experiencias estadounidenses con monos? ¿Es una fantasía que en el nordeste brasilero, durante la década de los setenta, la experiencia de drogas para disminuir la natalidad que se aplicaban gratuitamente a personas engañadas con la absoluta inocuidad del medicamento y sus ventajas para la salud general, produjo en varios casos, graves deformaciones en recién nacidos? ¿No se ha probado que el invento de que Irak poseía armas químicas de destrucción masiva no tenía otro fundamento que arrasar una cultura ancestral,  oscurecida en un momento por el supuesto dictador Sadam Hussein, para hacerse dueños del petróleo? ¿No tiene ningún fundamento la sospecha de que el desastre de las torres gemelas fue planeado con complicidad del Pentágono y la señalación de Bin Laden y su posterior misteriosa ejecución como el gran terrorista internacional, traía detrás el propósito de atemorizar a todos los que se resistieran a suministrar sus riquezas naturales y subordinación a los Estados Unidos? ¿Está absolutamente claro para todos que Estados Unidos se puso a la cabeza de la intervención en Libia para restablecer la democracia como el gran tesoro de la humanidad libre, o hay argumentos serios para justificar la incalculable y oculta cantidad de víctimas causadas hasta la tortura y asesinato de Kadafi, que han dejado un país en ruinas? ¿no se conoce judicialmente la incidencia de las fumigaciones de la soja con glifosato y endosan en la multiplicación de los enfermos de cáncer en las zonas cercanas? La “mafia de los medicamentos” entre nosotros, constituye ciertamente un delito criminal en cualquiera de sus aspectos de comercialización de productos vencidos o en la fabricación adulterada de los mismos. Una mafia que supone complicidades más allá de los laboratorios y farmacias. Pero todo eso resulta un “poroto” frente a las experiencias que continúan realizándo en todas partes las grandes empresas farmacéuticas con el pretexto de aplicar nuevas y más eficaces drogas para dolencias antiguas. He vivido personalmente la experiencia de una droga (AVE5026) supuestamente destinada a evitar las coagulaciones posteriores a las grandes cirugías, que conllevan a veces resultados fatales. Aplicada antes de mi operación de colon, cuando todo había funcionado perfectamente, sin otro elemento extraño que la aplicación de esa droga, al día siguiente de la intervención exitosa, se produjo una hemorragia total con peritonitis. La solución; una nueva cirugía de urgencia. La consecuencia inevitable: un “ano contra naturam” y un largo restablecimiento para volver a la normalidad. Ninguna de las garantías aseguradas por el  protocolo EFC6520 se cumplieron, aduciendo que no se trataba de un efecto de la droga aplicada. Patrocinador de la experiencia Sanofi-Aventis Argentina S.A. ¿Paranoia o sospecha fundada?

Se nos escapa. Por Guillermo “Quito” Mariani

Se nos escapa

Entramos en la última semana del 2011. Se nos escapa el tiempo sin poder retenerlo. Explotó Navidad con estruendos y luces en la noche del 24. Explotará el 2011 al sonar las doce campanadas. Como si  la violencia de los  sonidos o el artificio de las luces penetrando el cielo eliminaran lo indeseado y abrieran nuevos caminos y sueños. Ese simbolismo se expresa también en el abrazo de los  miembros de la familia reunida alrededor de la mesa festiva, pobre o rica.  Pero la verdad es que el año se nos escapa. Aunque desgagando paulatinamente los días y meses del almanaque lo hayamos previsto desde el comienzo, mirando atrás muchos tienen la sensación de que “fue ayer nomás” que comenzamos.

Y al escapársenos el tiempo, se quedan con nosotros las huellas de las ausencias, las heridas de los sufrimientos y limitaciones físicas o psiquicas, los recuerdos de cosas esperadas y realizadas y los fracasos de expectativas y proyectos. Las palabras que nos decimos traducen mensajes importantes cada uno en el contexto interior de quien las pronuncia, bajo la forma de augurio. “Ojalá el 2012 sea mejor que el 2011!”  “por fin se acabó este maldito año con tantos problemas”  o simplemente “Feliz año nuevo!” Pocos expresan la actitud agradecida y optimista de quienes no han desperdiciado las oportunidades de la vida y las bellezas en oferta cada día desde la naturaleza que nos abarca con su energía creadora o desde la maravilla de la comunicación que hemos podido mantener, restaurar y madurar entre nosotros.

Quienes se quejan pueden legitimar su actitud  con acontecimientos graves o irreparables que hayan debido afrontar, pero en la mayoría de los casos, la queja es porque “otros” o desde muchos rumbos aparecieron condicionantes que les impidieron llevar adelante exitosamente sus proyectos.

Los que  dicen simplemente el saludo ritual “Feliz año nuevo” pueden estar afirmando que el viejo año no fue feliz, o al revés, que la esperanza vuelve a renacer y la responsabilidad personal está orientada a lograr mayor felicidad para todos.

La perspectiva de las vacaciones que para algunos constituirá un verdadero descanso para encontrarse consigo mismos y con todo lo bueno y bello que hay a su alrededor, merodea también esta noche, y colabora a que rebrote el optimismo y con él la eficacia de la lucha cotidiana por la felicidad.

Navidad, Palabra y Hombre Nuevo. Por Guillermo “Quito” Mariani

Nacer es dar la vuelta a una esquina de la vida

y afrontar la aventura y el riesgo sin medida

Nacer es aprender a ser hombre con los otros

con manos juguetonas y con llanto en los ojos.

Nacer es un proyecto preñado de horizontes

todos ellos posibles y todos seductores.

Nacer es la verdad del amor de los cuerpos

que en el calor de un vientre se convierte en misterio.


En Belén una noche nació un chico cualquiera

de ilustre descendencia pero envuelto en pobreza

Con padres como todos, con sueños y temores,

y el aceptado encargo de enseñarle a ser hombre.


Creció el niño jugando, adoleció dudando,

y afrontando carencias maduró en el trabajo

Compartiendo con todos, dolores y consuelos,

aprendió a liberarse de esclavitud y miedos.


Sintió que si quería, podía realizarlo

y gestó el horizonte de un pueblo liberado.

Dio miembros y coraje a cada mutilado

libertad y horizontes a cada dominado.


El era la palabra esperada por siglos

encerrada en la mente del cosmos infinito,

que se hizo voz humana para romper silencios

y se hizo hueso y carne para hacernos amigos.


Palabra que nos trajo con calor de caricia

el amor ignorado de la fuerza creativa.

El que fue latigazo para cada injusticia,

levantó voluntades y animó rebeldías
Contagió de esperanzas a los desamparados

y arrasó la soberbia del poder desalmado.

Se calló solamente con clavos en las manos

y el rigor de la muerte apretando sus labios.


Concebido en el seno de una familia pobre

aprendió a ser palabra aprendiendo a ser hombre.

De la noche ignorada de su primer silencio

brotó la luz que alumbra nuestro propio misterio.


Recuperó en sus fuentes nuestra misma palabra

el signo y la experiencia de dignidad humana.

Palabra  que gestada, por dentro nos construye,

y cuando se comparte nos madura y nos une.


Navidad es palabra, raíz del hombre nuevo

Navidad es palabra encerrada en silencios

para que con las nuestras la hagamos elocuencia

siguiendo sus caminos y pisando sus  huellas.


Navidad, por encima de todas las figuras

es enérgico impulso a vivir la aventura

de ser hombres a pleno: sentimiento y palabra

que construyan sin sombras el mundo del mañana.

Preparar y desfigurar. Por Guillermo “Quito” Mariani

Se trata de dos actividades absolutamente contrapuestas. Preparar implica un trabajo de construcción, creatividad y orientación hacia un objetivo determinado. Desfigurar es un empeño malsano en el que puede gastarse mucho tiempo sin otro objetivo que la destrucción e el engaño.

No podemos quejarnos de falta de preparación de la navidad. El nacimiento de Jesús de Nazaret no cuenta con fechas exactas históricamente ya que los evangelistas no pusieron en eso su preocupación sino en el sentido de ese nacimiento.  Desde mitad del siglo 3ro. los cristianos adoptaron la fecha del 25 de diciembre. La afirmación de que la fecha se eligió para remplazar la fiesta pagana del dios Sol no es exacta ya que habría sido el emperador Aurelio hacia el 274 el que procedió al revés. Para contrarrestar la fiesta cristiana dio solemnidad en Roma a la fiesta del Sol.

Pero la tradición fijó  definitivamente esa fecha. Y no podemos quejarnos de que sobreviene imprevistamente, sin preparación. Quizás con mayor preparación que la que antecede a cualquier evocación de un acontecimiento feliz.

La liturgia eclesiástica realiza una preparación de cuatro semanas llamadas de Adviento o advenimiento. La tradición familiar elige el día 8 de diciembre para el armado del pesebre con las imágenes del nacimiento. O ya

El arbolito y papá Noel reemplazando el pesebre y la familia de Jesús. (esta innovación pertenece al escritor estadounidense Washington Irwin que en  sus cuentos del siglo XIX creó este personaje inspirado en el relato de la vida de San Nicolás de Myra, santo famoso del sigo IV por su bondad y generosidad) pero el consumismo capitalista, desde el mes de octubre o quizás con anterioridad comienza el muestrario de regalos, y alimenta la imaginación infantil con mezcla de elementos ligados a Jesús niño y a papá Noel viejo, pero siempre cargados de regalos.

La característica del mensaje de alegría y paz liberadora que de distintos modos se trasmite a través de esta festividad, lleva muchas veces a cortas treguas en las guerras más sangrientas, para hacer un paréntesis de vida en los campos de la muerte.

Resulta entoces, en varios casos, una auténtica, aunque pasajera actualización del mensaje navideño, como también lo es el espíritu festivo con que se recibe una buena noticia. Pero hemos de tener en cuenta que si sólo se trata de esas características, en la anticipación el mensaje no es preparatorio sino desfigurante.

Protester. Por Guillermo “Quito” Mariani

La protesta ha crecido en el mundo. Ya no son los pesimistas y malhumorados de siempre que a todo le encuentran defectos y olvidando los privilegios de que gozan, envenenan el clima social sin ninguna ventaja y sobre todo, sin ningún compromiso comunitario para remediar lo que sostienen que anda mal. Ya no son los que mirando despectivamente a los desempleados, víctimas de abusos, privados de derechos elementales, sostienen que son simplemente un peso social del que habría simplemente que prescindir.

Ahora son multitudes en el mundo. Y multitud de jóvenes. La crisis que, con apariencias tranquilizantes están enfrentando los grandes que la produjeron, ha mostrado claramente sus efectos en el planeta entero.

Y ha brotado la protesta, la indignación, la rebeldía. Con lo que se llamó, la primavera árabe (desde la inmolación de aquel vendedor de frutas en Túnez) se iniciaron los movimientos de protesta que fueron aprovechados por los detentores internacionales del poder de las armas y del dinero, para agudizar represiones y asesinar impunemente a miles y miles de personas, con la excusa de restablecer las democracias. Cuando, en realidad, sólo tenían interés en disponer libremente del petróleo ajeno.

Con distintos antecedentes, las juventudes europeas se volcaron a las calles en grandes manifestaciones señalando a banqueros y políticos como culpables de los ajustes injustos a que la sociedad fue quedando sometida, pagando deudas originadas en la voracidad e ineficacia de los “dueños del mundo”. También Latinoamérica se movilizó con multitudes de jóvenes o sublevados indígenas que, sorteando la seducción de los medios informativos, supieron descubrir el camino casi inexplorado de una mejor distribución de ingresos, de una igualdad en el ejercicio de los derechos, de una independencia económica y política frente a la grandes potencias, de una solidaridad optimista y con sentido social, de una empecinada resistencia a la contaminación ecológica, y de una defensa de las riquezas naturales y humanas de cada nación.

Pero la protesta llegó también para el “gendarme del mundo”, a la cabeza del capitalismo furioso y excluyente: Estados Unidos. En muchas de sus grandes ciudades se hizo escuchar el grito de los que apuntaron directamente a la raíz fundamental de las injusticias y desequilibrios con el “Occupy Wall Street.”

Time había consagrado como la “figura” del 2010, a los 33 mineros chilenos. Para esta misma calificación en el 2011, ha elegido al “protester” el manifestante, el indignado, el rebelde, el disconforme. Y se trata realmente, del colectivo mundial más importante en este año.

Además del reconocimiento de la resonancia mundial del fenómeno de la protesta, hay  más razones para proclamar esta novedad como la más impactante.  El análisis se profundiza afirmando que esta gente está cambiando la historia y la cambiará efectivamente para el futuro. Se trata de la transformación de una política global apuntalada por un conjunto de actores,  reducidos a círculos cerrados y poderosos, hacia el logro de una real globalización igualitaria que incluya de manera efectiva y definitoria a los abandonados o marginados por el sistema. Se puede hablar también de una marcha hacia una redefinición del poder, que parece orientada a la recuperación democrática de una participación más constante e influyente de la sociedad en general, en el proceso y resultados de la gestión de los gobiernos.

Hay banderas levantadas por todo el mundo. El capitalismo logró poner en el centro de todos los valores,  el dinero como la fuente inconmovible del poder y el progreso.  El fenómeno de las protestas, aunque todavía no esté explícitamente clarificado, apunta hacia valores distintos.

Hilando fino. Por Guillermo “Quito” Mariani

Los entretelones del poder son siempre conflictuados. Casi imperceptiblemente los que tienen la experiencia de crecimiento cuantitativo o intenso en el aprecio de la gente, comienzan a medir las posibilidades de superar. aun dentro de un acuerdo básico de principios y objetivos, a quienes disponen de otros espacios de poder.

El sindicalismo unificado por Perón en la CGT se convirtió en la expresión más fuerte de reivindicación de los derechos de los trabajadores, Cada uno de los dirigentes cegetistas, desde la secretaría general  por elección, jugó un papel preponderante, con alguna frecuencia utilizado para intereses personales.

Hugo Moyano en su convocatoria de la cancha de Huracán, bajo la lluvia y con un discurso encendido, presentó su renuncia a los cargos en el justicialismo provincial y nacional con una adjetivo descalificante para ambos. (cáscara) Pero su principal embestida fue contra las palabras de la sra. presidenta en la asunción del poder el sábado diez, referidas  a la moderación necesaria, en un momento en que la crisis mundial nos amenaza y hay que tener mucha flexibilidad de maniobra, para la exigencia de mayor justicia social y mayor protagonismo sindical mediante paros y huelgas que paralizan y corren peligro de arrasar con logros sociales importantes.

Siempre detrás de los reclamos está la cuestión de los salarios y las obras sociales. Diríamos que son a la vez los caballitos de batalla más utilizados para justificar las acciones de reclamo que tienen posibilidades de mayor convocatoria. Pareciera que las paritarias abiertas siguen siendo el modo eficaz de concertación que, aunque siempre contarán con la mezquindad de los empresarios, siempre lograrán también a la vez que la conservación de las fuentes de trabajo, algunas de las ventajas solicitadas. Sin embargo la propuesta ley de participación de las ganancias, descartada por la presidenta en su discurso, no resulta de trámite tan fácil y con resultados positivos en el momento presente, en que se están logrando acuerdos sobre leyes muy importantes, como la del papel prensa , la extranjerización de la tierra , el control del lavado de dinero y el nuevo estatuto del peón rural.

En cuanto a los salarios que, no pueden dejar de modificarse con los avances de la inflación o del costo de la vida, la lucha en las paritarias puede resultar incluso más eficaz que la propuesta y discusión de una ley.

Ni qué hablar de las obras sociales a las que habría que purificar de toda sospecha de irregularidad, al igual que todas las oficiales, para que el Estado cumpliera con su misión de aporte y servicio a la salud de la población.

Poder y dinero se juegan en un trasfondo que nadie ignora y en el que los protagonistas, gobierno y sindicalismo, producen tensiones que se agravan en determinados momentos, amenazando con rupturas que siempre dañan de alguna manera a los posibles beneficiarios.

Con pies de plomo! Por Guillermo “Quito” Mariani

Así, simplemente hay que moverse en terrenos peligrosos. La premura en el avance pueden dar en tierra con todos los objetivos a conseguir. Entre  los scout es muy frecuente la práctica de “stalking”. Una actividad que consiste en observar detalladamente, sin ser descubierto. Esto que B.P., el fundador del Movimiento, practicó intensamente como integrante de las fuerzas colonialistas de Gran Bretaña, fue introducido por él en el manual de adiestramiento para los hombres de campo (los que saben vivir en la intemperie) que deseaba que fueran sus seguidores. Para llegar a observar la intimidad del color o la vida de los animales y los pájaros en el bosque, para obtener una fotografía (sin zoom) detallada, para sorprender en la acción a una persona, es necesario acercarse “sin levantar la perdiz” cuidadosa y lentamente, deslizándose en un silencio que sepa evitar el ruido de una rama o cualquier movimiento violento que pueda “espantar” al observado.

Leyendo con detenimiento los documentos emitidos por la CELAC (comunidad de estados latinoamericanos y caribeños) reunida en Caracas con la presencia de 30 presidentes de los 33 invitados, en la primera convocatoria con semejante proporción de asistentes, uno advierte el ”pie de plomo” El avance cuidadoso y lento hacia un logro de integración y unidad buscando la fortaleza del bloque. Los fogosos discursos y las propuestas radicalizadas de Chávez, Correa o Morales muestran la línea del proceso hacia el futuro. La ampliación de los intentos realizados hasta hoy, Mercosur, Alba, Unasur, para afirmar la identidad latinoamericana de independencia y  fortaleza en un proyecto a la vez democrático y transformador de inclusión.

Hay nombres que no nos resultan acostumbrados, de países más pequeños generalmente con mayor  dependencia económica y política, cuya asistencia puede interpretarse como la conciencia de que su pequeñez a la hora en que se nublan los triunfos de sus protectores, exige no quedar separados de un bloque que va tomando importancia. Varios de ellos viven un régimen decididamente capitalista neoliberal y su opinión y su voto no permitió seguramente llegar a conclusiones más radicales tanto para aceptar el compromiso del Banco del Sur, como para determinar el porcentaje sugerido por Correa (que tiene ideas muy claras aunque oscurecidas en muchas oportunidades por la prensa) de un porcentaje menos exigente en las votaciones para la adopción de decisiones, como la elección de una secretaría permanente que terminó designando pro tempore a Piñera como Presidente y convocante para el próximo año.

El ser “muchos” obstaculiza las soluciones rápidas. Argentina y Brasil con todas las simpatías amistosas de que fueron objeto sus mandatarias, se pronunciaron a favor de marchar con pies de plomo para no irritar demasiado a los poderosos que, sin advertir que están hundiéndose en su propio pozo, se animan a ridiculizar estos pasos. Piensan que, porque no se dieron en el pasado, tampoco podrán darse en el futuro-

Marchar así, avanzando paulatinamente, suele dar buenos resultados. Pero no hay que dejar de tomar en cuenta que los acostumbrados a devorar no tienen reparos en que sean muchos los devorados y los preocupa en cambio, seriamente,  que sean definidos e inmasticables.

Soja y cáncer. Por Guillermo “Quito” Mariani

No es que la soja produzca cáncer si se come, si se inyecta, si se respira. Todavía las mezquinas  investigaciones no han aportado más que la “sospecha” de que pueden producirse distintas patologías por el simple consumo, como irregularidades hormonales infantiles, alergias o alteraciones genéticas. No. Se trata de un alimento rico en proteínas, que puede constituir una de las soluciones para el hambre en el mundo. Lo de transgénico significa simplemente que la constitución natural ha sido alterada por el añadido de especies genéticamente diversas, que aumentan su rendimiento y su resistencia al glifosato, pero que acarrean secuelas todavía no especificadas “científicamente” en su gravedad. Pongo entre comillas el “científicamente” porque la experiencia mundial con las estadísticas que dan cuenta de los efectos producidos, también son dato científico aunque no sea apreciado como tal, en los juicios que por una cantidad de enfermedades mortales, se han iniciado contra los fumigadores con agrotóxicos en la periferia de los centros poblados.

El caso de un  inquilino de Mayu Sumaj, al que un empresario sojero quería desalojar por la proximidad de un campo para sembrar soja, es tremendamente aleccionador. Las palabras del propietario fueron terribles: si no te desaloja la ley te va a desalojar el glifosato. Y así fue. Los aviones fumigadores pasaron por encima de su casa y bastaron pocos meses para que aparecieran, después de las primeras dificultades respiratorias, los síntomas de la leucemia.

En estos días ha sido noticia (difundida por muy pocos medios ¡cuántos viven de la soja!) el caso de una pequeña población rodeada de cultivos de soja, fumigados constantemente con glifosato y endosulfan en la que el director de un hospital hablaba de que lo habitual era, hasta hace dos años, que una persona por año en la pequeña población fuera afectada por el cáncer. En la actualidad son 30 los que o padecen o han muerto a consecuencia de esa enfermedad.

El caso más conocido entre nosotros, es el de barrio Ituzaingó en que las madres (valientes como siempre) no descansaron hasta iniciar un juicio contra los sojeros (con nombre y apellido) que fumigaban sin ninguna limitación los campos cercanos produciendo una cantidad de alteraciones de salud sobre todo en la población infantil y contrariando impunemente la prohibición del art. 58 de la Ley 9164 (que prohíbe las fumigaciones con endosan y glifosato a menos de 1.500 mts. de los lugares poblados. Recién en Febrero de 2012 se iniciará el juicio después de que en el 2002 arrecieran las denuncias por la cantidad extraordinaria de muertos por cáncer (200).

Nos preguntamos, señores empresarios sojeros que pasean triunfalmente sus cuatro por cuatro y cortan rutas para no pagar retenciones porque esto los empobrece ¿No les resulta suficiente ganar dinero a montones con el auge del precio de la soja y su exportación? ¿son capaces de afrontar la calificación de “asesinos” que caerá necesariamente un día sobre ustedes y su riqueza, si continúan mirando  despectivamente a los que se mueren envenenados por sus agroquímicos? ¿seguirán obsesivamente aumentando el peso de sus bolsillos antes que ceder al peso de sus conciencias?

San Antonio de Arredondo. Por Guillermo “Quito” Mariani

No es un lugar conocido para muchos. Carlos Paz con su extraordinaria dimensión, abarcando valle y montaña, su prestigio y convocatoria turística, opaca la importancia de esta localidad vecina inmediata, conocida especialmente por una abadía de monjas benedictinas, una antigua residencia franciscana centro de múltiples reuniones y encuentros, y una vieja capilla de San Antonio del año 1891. A lo cual se suma, entre los detalles extraordinarios de la belleza natural, el hermoso Río San Antonio que conserva todavía la transparencia y luminosidad de los ríos serranos.

Pero lo que quiero destacar, porque constituye ya una tradicional expresión de contacto artístico y humano es el “Encuentro folclórico de San Antonio” que anualmente en la primera quincena de diciembre, se  realiza en un predio abrazado por un pequeño arroyito con abundante arboleda y espacios disponibles para carpas y estacionamiento.

No es un “festival folclórico” al estilo habitual. No lo es porque está absolutamente ausente la pretensión comercial . A pesar de contar con la adhesión y  presencia de las figuras más cotizadas (artísticamente) del folclore nacional y hasta del  latinoamericano, todos actúan por voluntad, por amor al folclores y a la gente, por juvenil espíritu de aventura. Los espacios para las carpas (tipo iglú), que parecen  inmensos cuando está despoblados, se achican desmesuradamente cuando pegaditas unas a otras las carpas superan varios centenares.  Los grupos que durante el día se arman para concurrir a los talleres (que abarcan gran multiplicidad de actividades artísticas y especialmente  musicales) o a las conferencias, presentaciones de libros, actuación de conjuntos importantes que no pudieron ser incluidos en la programación nocturna en el escenario oficial, por limitaciones de tiempo, son absolutamente espontáneos y utilizan en gran parte los elementos que cada uno ha llevado para unos días de camping. Un número, de sillas (que resulta siempre limitado), rodea durante los espectáculos nocturnos el escenario principal. Pero a no ser por la lluvia y el barro, el suelo desnudo y el hombro o la espalda del que está al lado o incluso estirarse sobre la calidez del suelo, convierte en butacas la mortificada gramilla del predio. Organizador, es todo un grupo coordinado con delicadeza y acierto por el Negro Valdivia y el poeta que  trabaja a brazo partido, en “secretaría de cultura”, Maxi Ibáñez. Pero el gran secreto esta en los voluntarios anónimos que se ofrecen para colaborar en cualquier cosa que resulte necesaria para la organización y felicidad de todos. El escenario central fue armado este año con la dirección de quien lo planeó, concurrente habitual del encuentro, por todos los que ofrecieron y pusieron mano de obra fuerte y constante. Y de la mañana a la noche del primer día, ya estaba en pie.

Salir del espacio en que escuchabas un guitarrero cantor apreciado silenciosamente, y encontrarte con otro en que todo un conjunto exhibe danzas afro o latinoamericanas, para continuar caminando y darte con una exhibición de habilidad manual o la interpretación solista de un violín que parece poner pájaros en los árboles que apantallan el calor del verano, todo es a la vez sorpresivo y espontáneo.

Se trata de una expresión juvenil asociada a la naturaleza, a la pachamama, al ser humano completo, a la expresión continuada de solidaridad, al optimismo de la lucha por una realidad mejor como horizonte lejano pero posible.

Vivir las jornadas del encuentro de San Antonio redondea el sentido de la vida.

Quizás, por eso, y no por el nombre de Estanislao de Arredondo fundador de un hospital, merece ocupar un lugar especial en la “redondez” del planeta.