Aborto y teología: no hay ningún mandamiento que diga “no abortarás”. Por María de los Ángeles Roberto*

Agradezco esta oportunidad para expresar consideraciones sobre la despenalización del aborto como biblista feminista. Soy Magister en Sagradas Escrituras, me dedico a estudiar la Biblia en sus idiomas originales, el hebreo bíblico y el griego koiné. En esta carpeta dejo a disposición de las señoras y señores diputados la lista de textos a los que haré referencia en mi exposición por si quieren consultarlos con más tiempo.

En la Biblia no se trata el problema del aborto ni en el Antiguo ni en el Nuevo Testamento. En el Pentateuco, los infantes menores de un mes no eran considerados personas, por eso no ingresaban al registro de los censos. Hay solo dos textos que mencionan sucesos en los que podría producirse un aborto. En Éxodo 21: 22-23 se determina que, si una mujer como consecuencia de estar en medio de una pelea entre su marido y otro hombre y ella resultare herida y perdiere el embarazo; el agresor debería pagar una multa al esposo. El feto no se consideraba un ser vivo por eso no se castigaba al culpable con la muerte. Recordemos que eran épocas de la ley de Talión, de ojo por ojo, diente por diente. En Números 5; 11-34 se menciona un aborto ritual practicado por el sacerdote. Si el esposo tenía celos de su esposa y no podía comprobar la infidelidad de ella a través de testigos, se practicaba el ritual de la ordalía que consistía en obligar a la embarazada a tomar aguas amargas. Forzaban a la mujer a ingerir lo que actualmente se denomina “cadaverina”, elemento que se encuentra en la materia orgánica muerta. En el santuario del Templo se realizaban sacrificios de animales a diario, estas aguas amargas estaban mezcladas con ese polvo del santuario. Si ella abortaba después de ingerirla, consideraban que le había sido infiel a su marido y se la castigaba por ese adulterio. Señoras y señores diputados, recordemos este detalle: el agente que inducía al aborto era el sacerdote. En el Nuevo Testamento hay solo una mención a la palabra “aborto” en 1 Corintios 15, 8 en la que San Pablo se atribuye, de manera metafórica, el último lugar entre los apóstoles. La primera conclusión es que en ninguna página de la Biblia hay condena para el aborto porque el aborto no era considerado ni pecado ni crimen dentro de la ley mosaica ni en el período neotestamentario.

Tampoco hay un momento determinado para indicar el comienzo de la vida humana en la Biblia. El único texto del Antiguo Testamento que hace una referencia a lo que hoy entendemos como “embrión” es el versículo 16 del Salmo 139. La palabra hebrea que se utiliza allí es “gelem”. Es un hápax legomenon, o sea una palabra que solo aparece una vez dentro de un texto. Se refiere a una sustancia incompleta, imperfecta, que se traduce actualmente como feto o embrión. Hay solo una decena de versículos, en Salmos, Job e Isaías, que aluden al conocimiento de Dios sobre el ser humano desde el vientre materno. Pero ninguno refiere al momento específico de la hominización. No podemos hacerle decir a la Biblia aquello que no dice.

El argumento más importante que despliegan los fundamentalistas religiosos contra la despenalización del aborto es el del quinto mandamiento, “no matarás”. Como consideran que la vida humana se inicia en el momento de la concepción, en el caso del aborto, se estaría cometiendo un asesinato, lo que sería contrario al quinto mandamiento. Voy a recordarles a las señoras y a los señores diputados que tienen estas creencias y que no votarían a favor de la despenalización del aborto por este motivo, que ese quinto mandamiento no era de aplicación universal. Se podía matar a los extranjeros, a los que eran considerados enemigos del pueblo de Israel, a las mujeres adúlteras. De ninguna manera el mandamiento se refiere a los embriones, al “gelem”. Hay 108 textos en el Antiguo Testamento en el que Dios manda a matar a mujeres, a niñas, a niños, o a varones adultos. En el Nuevo Testamento hay 3 citas bíblicas en las que Dios, de manera directa castiga con la muerte a inocentes. El ejemplo más contundente es el de Jesús, su propio hijo.

La segunda conclusión es, entonces, que la vinculación entre el quinto mandamiento y el aborto es una evidente y flagrante manipulación del texto bíblico. El patriarcado eclesiástico es el que, a lo largo de los siglos, quiere hacer creer a las mujeres que hay un mandamiento que las convierte en asesinas si desean abortar. No es así. No hay ningún mandamiento que diga: “No abortarás”.

En todo el proceso de recopilación, redacción y canonización de los textos bíblicos que fue obra de varones, realizada desde la perspectiva masculina y dirigida a lectores masculinos, hay claros testimonios en los evangelios de la participación y presencia de las mujeres en el movimiento de Jesús. En los relatos de la pasión, muerte y resurrección, que constituyen el eje hermenéutico de los evangelios, las mujeres tienen un papel destacado: ellas son testigos de la crucifixión de Jesús cuando todos los hombres han huido (Mc 15,47); María Magdalena es citada en los evangelios como la primera testigo de la resurrección (Mt 28,1; Mc 16,1; Lc 24,10). En el libro de los Hechos y en las cartas de los apóstoles hay mención de discípulas que dirigían iglesias.

En ese protagonismo de las mujeres del Nuevo Testamento, que las interpretaciones posteriores pretendieron ocultar y que las teólogas y biblistas feministas de todo el mundo, desde hace mucho tiempo, estamos tratando de sacar a la luz, es muy posible imaginar a Jesús, en la calle, con el pañuelo verde al cuello, agitando junto con todas nosotras en las veredas del Congreso, cada martes y cada jueves, preguntándoles a ustedes, señoras y señores diputados, parafraseando a Juan 8: “Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Yo tampoco te condeno.”

*María de los Ángeles Roberto fue una de las expositoras que hoy (18 de abril 2018) habló en la Cámara de Diputados a favor de la despenalización y legalización del aborto. Y lo hizo desde su especialidad, la teología, y desde su condición de feminista. Ella es profesora en Letras, magister en Sagradas Escrituras (ISEDET), con una Diplomatura en Prevención de la Trata de Personas (UCA). Es miembro de la Iglesia Evangélica Metodista, integrante del Paro Internacional de Mujeres 8M y del equipo de Comunicación de Madres Víctimas de Trata.

Fuente: http://elvespertino.medios.com.ar

Invitación Misa Domingo 15 Abril en Atalaya. Por Guillermo “Quito” Mariani

Entramos ya a la segunda mitad de Abril

¿Seguimos?.-

Quizás no se piensa que el “celebrante”, ordenado para realizar  la eucaristía, es la parte menor de la reunión eucarística.

La parte más importante es el “pueblo de Dios” presente en la celebración y en su andar la vida.

Toda celebración sacramental supone un signo encaminado a empujar nuestra acción a su verdadero objetivo: esforzarse por amar con profundidad y energía a las personas y la sociedad, para colaborar a la construcción de una comunidad más humana y justa.  Esto se puede hacer y se hace muchas veces, sin ninguna clase de reunión ni aliciente.

Se puede hacer sin el signo de la eucaristía.

Pero si el signo se abandona, es como si el amor no se expresara en el abrazo o el beso. Pierde.

 

POR ESO INVITAMOS A JUNTARNOS PARA SENTIR QUE “SOMOS Y PODEMOS”

El Domingo 15 en ATALAYA – 11 hs

Homilías Dominicales – Domingo 2do de Pascua – 8 de abril de 2018. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema (Juan 20,19-31)

Al atardecer de ese día, primeo de la semana, estando cerradas las puertas del lugar donde estaban los discípulos, por temor a los judíos, Llegó Jesús y poniéndose en medio de ell0s les dijo “La paz esté con ustedes” Mientras le decía esto les mostraba sus manos y su costado .Que tengan paz, les repitió. Como el Padre me envió a mi yo los envío a ustedes. Al decirles esto sopló sobre ellos y añadió ”reciban el Espiritu Santo. Los pecados serán perdonados a quienes ustedes los perdonen y serán retenidos a quienes ustedes se los retengan. Tomás, uno de los Doce de sobrenombre ·el mellizo” no estaba con ellos cuando los visitó Jesús. Los otros le contaron ·hemos visto al Señor!  El les respondió ”si no veo las marcas de los clavos en sus manos y no pongo el dedo en su costado, no lo creeré”   Ocho días más tarde estaban de nuevo los discípulos reunidos en la casa y estaba Tomás con ellos. Apareció entre ellos Jesús y les dijo “La paz esté con ustedes!. Luego dijo a Tomás “trae aquí, tu dedo, aquí están mis manos. Acerca tu mano y métela en mi costado. Y en adelante no seas tan incrédulo sino fiel. Tomás respondió ·Señor mío y Dios mío, Jesús respondió: Ahora crees porque me has visto. Felices los que crean sin haber visto. Jesús realizó además muchos otros signos que no están escritos en este libro. Estos han sido escritos para que uds. crean que Jesús es el mesías el Hijo de Dios y creyendo, tenga Vida en su nombre.

Síntesis de la homilía

Los relatos de las apariciones de Jesús corporeizados responden a la concepción judía de que todo lo que estaba presente era corpóreo. Lo que afirma claramente Tomás cuando le cuentan que han visto a Jesús el está seguro de que si no han visto su cuerpo no hubo tampoco presencia real. Y por eso Jesús alaba tanto a los que llegan a creer en una presencia sin constatarla corporalmente. Esto ha dado pie y con razón suficiente, para que todas las apariciones después de la crucifixión hayan sido tomadas como corpóreas y hayan sido trasmitidas así, aumentando cuidadosamente los detalles que podían solucionar las dudas absolutamente naturales y de sentido común como la de Tomás. La resurrección de Jesús queda al margen de ese modo de pensar, que debería haber prologado su presencia durante mucho tiempo más que el simbólico de 40 días de que habla la llamada ascensión de Jesús. El sentido total de la resurrección es el triunfo que el espíritu del Padre presente en Jesús siguió detrás de las huellas del crucificado su obra de liberación y trajo así  un nuevo sentido a la realidad del ser humano prolongando su influencia vivificante, desde todo lo provechoso (inspirado por el amor) que realizó en su vida empujando la plenificación de la humanidad y la creación a su realización final. Esto no significa negar la resurrección sino colocarla en un nivel distinto, más allá de los individual y en consonancia con toda la humanidad y la creación que va cumpliendo una evolución constante, difícilmente visible y constatable en muchos acontecimientos, pero innegable en una consideración de todo lo que universalmente significa verdadero progreso del amor y la felicidad en la historia del ser humano. La Pascua, la resurrección de Jesús queda inserta en la realidad histórica del ser humano, abarcando así todo el sentido optimista de la creación que no podía ser fracaso, siendo obra de un principio de amor .

 

Homilías Dominicales. Domingo 1 de Abril 2018 – PASCUA

 Tema Mc. 16,1-8

Pasado el sábado María Magdalena, las madres de Santiago y María Salomé compraron perfumes para ungir el cuerpo de Jesús. A la madrugada del primer día de la semana cuando ya había salido el sol, fueron al sepulcro. Y decían entre ellas ¿quién nos quitará la piedra? Pero, al mirar notaron que la piedra había sido corrida. Era una piedra muy grande. Entraron al sepulcro y viendo a un joven con vestiduras blancas, a la derecha vestido con túnica blanca quedaron sorprendidas y a la vez asustadas. Pero él les dijo: No teman, ustedes buscan a Jesús el nazareno el que fue crucificado. Ha resucitado. No está aquí. Miren el lugar donde lo habían puesto. Y ahora vayan a decir a Pedro y los otros discípulos que él irá antes que ellos a Galilea y allí lo verán como él les había dicho. Ellas salieron corriendo del sepulcro, llenas de miedo, temblando y fuera de sí. Y por ese miedo, no dijeron nada a nadie.

 

Síntesis de la homilía

El sepulcro vacío es el único argumento para pensar que el no estar el cuerpo de Jesús donde lo habían dejado, había resucitado y se había marchado. Están las dificultades del tamaño de la piedra imposible de remover por un hombre solo y desde dentro de la cueva, la presencia adentro, de un joven, y la segura presencia de la guardia romana cuidando esos restos que habían sido objeto de tan complicado procedimiento judicial, y el terror de las mujeres que se reconoce que estaban fuera de sí. Parece quedar claro entonces, que el relato de los narradores evangélicos, a pesar de datos admirables más allá de lo racional y de sentido común, constituye un recurso para convencer en primera instancia a los testigos, de que realmente se trataba de un caso de resurgimiento a la vida corporal.  Pero ¿qué queda entonces de este acontecimiento que ha traspasado siglos, afirmado, estudiado y admitido como etilo y sentido de vida de tanta gente?

Digamos primero que no es tan fácil aceptar que por un hecho tan maravilloso como la resurrección de un muerto, se provoque una reacción que traspase la incredulidad y graves objeciones de la historia, teniendo en cuenta de su no repetición de manera absoluta y permanente con ninguna otra criatura. humana.  Pero, menospreciar el cuidadoso relato de los evangelistas para entregar la imagen de un Jesús Mesías, coincidiendo con la imagen elaborada por los profetas,(desde visiones culturales muy diversas) necesitaban y podían, frente a una limitación global de sentido crítico para con muchos fenómenos necesitados de análisis profundos y hasta científicos, quedarse con imágenes y elaboraciones racionales y emocionales que les resultaran definitivas personalmente y se contagiaran fácilmente. La resurrección de Jesús como anticipo de la nuestra es un elemento fundamental de nuestra convicción cristiana. ASI LO EXPRESA PABLO.

Pero tiene dos características fundamentales que la apartan de lo elaborado tradicionalmente sorteando obstáculos, objeciones, contradicciones e impulsados por la necesidad natura de encontrarle sentido a la muerte, que aparece como como carente del mismo. No se trata de resurrección individual (aunque nos resulte muy difícil imaginativamente descartarla. Sino común de todo y todos, una evolución abarcando todas las particularidades de la historia, los acontecimientos, los éxitos y progresos, la permanencia y la ausencia, los errores insertados en la imperfección radical de todos los seres vivos y las hazañas que en una evolución misteriosa que muchas veces no tenemos en cuenta, va conduciendo el crecimiento de la nueva humanidad hacia su plenitud, más allá de los instrumentos de que vamos disponiendo para internarnos también en la marcha evolutiva que podemos llamar ”cósmica” o “creacional” y por tanto “universal”.

Así volvemos a ser importantes, empujados por el espíritu de Dios creador, compañero y liberador, sin exclusión de ninguna de sus creaturas.

 

El Amigo Esperanza. Por Guillermo “Quito” Mariani

Voy a utilizar una letra con sentido pascual de uno de los cantos de La Cripta que organicé como poema hace ya mucho tiempo. Su título es “El Amigo Esperanza”

Ayer murió un amigo de los que dan la vida por el otro

Jesús había dicho “no hay mayor amor que dar la vida por sus amigos”, y a través de la historia hubo hombres y mujeres que dieron este sentido a su vida: ofrecerla por sus amigos. O en sustitución de sus personas o en entrega generosa para salvar su dignidad y sus derechos.

De los que al irse quedan, como queda la brasa en el rescoldo

Un “quedarse espiritual, interior” tan fuerte e influyente como una presencia, con lo mejor de su vida. Como brasa encendida bajo las cenizas de la ausencia física, que con sólo acercarle un papelito vuelve a ser llama.

Manantial escondido, luz envuelta en la noche de la espera, semilla pisoteada, seno fecundo de inquietud materna

Como tantos manantiales perdidos en nuestras sierras, como el sol esperando librarse de la noche, como la semilla enterrada y sufriente, como el vientre en el tiempo de espera de la gestación. El sepulcro: manantial, noche, semilla enterrada, vientre en gestación.

Hoy, el agua ha saltado, la noche ha vuelto a hacerse madrugada, la semilla ya es brote, de las cenizas resurgió la llama

Un día el manantial rompe la tierra. La noche es vencida por el amanecer, la semilla se convierte en planta, la brasa vuelve a ser llama Sucede todos los días. Lo vemos suceder y no nos admiramos. Resurge con una realidad nueva lo que fue y pareció dejar de ser.

Cristo ha resucitado! Un sepulcro vacío es la sospecha de la incrédula historia

Un sepulcro vacío es un pobre e insuficiente argumento para hablar de resurrección. Y la historia con visión a la vez de sentido común y crítica, se niega a admitir la resurrección corporal. Ni es argumento suficiente la multiplicidad de visiones de los discípulos que con muchas diferencias en las descripciones tratan de asegurar una presencia física cargada de misterio.

Y un mundo lleno de él, es la evidencia!

Éste es el verdadero argumento. Su presencia, una nueva presencia, llena el mundo. Iluminándolo con una esperanza que da sentido y ponderación a la vida de cada ser humano con la evocación de la vigencia de los valores del amor y la fraternidad que abarcan plenamente su dimensión en la creación. Una presencia que inquieta, que exige, que alienta y has molesta hasta la indignación a quienes pisotean los valores humanos abarcados por el amor y la fraternidad.

El pan que se comparte, el amor que se da sin diferencias, el llanto y la pobreza, revelan en misterio su presencia

La inclusión social que rechaza las múltiples marginaciones, la igualización de derechos y oportunidades, que se encaminan constantemente a remediar el llanto y la pobreza son para quienes quieren ver, escuchar y mejorar la realidad, el modo de vivir el testimonio de esa presencia.

Su voz ya no se calla, mientras haya opresión y sufrimiento, aunque el poder y el miedo tramen conjuras por lograr silencio

Las voces que hacen escuchar los derechos de los que no tienen voz, la de los que denuncian las injusticias y opresiones y son por eso perseguidos y condenados, la de los que resisten desde la paz y la energía que destapa hipocresías. Son la voz resucitada del Jesús arrojando a los mercaderes, calificando a los fariseos como raza de víboras y sepulcros blanqueados, proclamando la dignidad de los que luchan por la justicia.

PASCUA ES UN GRITO INMENSO QUE TRASPASA LA HISTORIA DE ESPERANZA

EL HOMBRE NO ES SILENCIO! LA MUERTE HA SUCUMBIDO A LA PALABRA!

Éste es el sentido de la Pascua: un grito de esperanza traspasando la historia, al afirmar que el ser humano no es en definitiva el silencio de la muerte.

Que la palabra, la comunicación con la humanidad y el origen de todo sigue siendo la palabra triunfadora!

Pascua 2018 – Club Atalaya

PASCUA ES RENACER

JUNTEMONOS PARA AYUDARNOS A VIVIRLA!
Celebraremos Pascua el 31 de Marzo por la tarde a las 20hs, comenzando con el signo de la fogata símbolo de la vida sobre la muerte en la pascua de Jesús en el patio de Atalaya y la Misa pascual en el salón, como lo hemos hecho en los años anteriores.

FELICES PASCUAS PARA TODOS Y TODAS!!!

Con cariño y libertad
Quito

Homilías Dominicales. Domingo 25 de Marzo de 2018.- Entrada de Jesús a Jerusalén. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema Mc. 11, 1-16

Cuando se aproximaban a Jerusalén, ya al pie del monte de los Olivos, cerca de Betfagé y de Betania, Jesús envió a dos de sus discípulos diciéndoles Vayan al pueblo que está al frente y, al entrar encontrarán un asno atado que nadie ha montado todavía. Desátenlo y tráiganlo y si alguno les pregunta, respondan: el Señor lo necesita y lo va a devolver enseguida. Ellos fueron y encontraron un asno atado cerca de una puerta, en la calle, y lo desataron. Algunos de los que estaban allí les preguntaron ¿qué hacen? ¿por qué desatan ese asno? Ellos respondieron como Jesús les había dicho y nadie los molestó. Entonces le llevaron el asno, pusieron sobre él sus mantos y Jesús se montó. Muchos extendían sus mantos sobre el camino y otros los cubrían con ramas que cortaban de los árboles del campo. Los que iban adelante y seguían a Jesús gritaban ¡Hosanna, bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Bendito sea el reino que ya viene, el reino de nuestro padre David! ¡Hosanna en las alturas!

 

Síntesis de la homilía

Jesús no podía desconocer el pasaje de Zacarías en que anunciaba a Jerusalén la llegada de su rey, montado en un burro de carga. La decisión con que nos decía Lucas que había emprendido el camino de Jerusalén. Se muestra aquí. Sabía lo que hacía y lo tenía planeado. Así, con mucha espontaneidad toma la resolución de cumplir la profecía de Zacarías con ese desafío de entrar a la ciudad santa sumamente vigilada p por el ejército romano y colmada de judíos de todas partes, sabiendo que ni el Imperio ni el Templo iban a permitir que su misión presentando la opción del reinado de Dios fuera escuchada y menos atendida por la gente el pueblo.    En realidad, la fuerza histórica del domingo de ramos es definitiva. Allí cada uno se ve obligado a elegir su lugar. Jesús elige el suyo que es no dejar de impulsar la implantación del reinado de Dios, a costa de su propia vida y los fariseos y sumos sacerdotes también eligen su ceguera e intereses antipopulares para apoyar al Imperio en la condena de quien resulta peligroso para lo que buscan el dominio de los demás para su propio beneficio,

La entrada triunfal, adornada en sus características por la tradición y la necesidad  cristiana de un reconocimiento multitudinario y triunfal para el crucificado, no tiene importancia en sí, sino en el efecto que produjo, por una parte en el reino de los hombres (templo e imperio) y por otra en las multitudes anónimas que lograron penetrar el sentido liberador del mensaje cristiano y se jugaron y se juegan por él sabiendo que es el único modo de jugarse verdaderamente por el ser humano como hombre y humanidad nueva.

Homilías Dominicales. Domingo 18 de Marzo 2018 – 5to de Cuaresma. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema  Jn.12,20-33

En esos días entre los que habían subido para adorar había algunos griegos, ellos se acercaron a Felipe de Betsaida de Galilea y le dijeron: Señor, queremos ver a Jesús. Felipe fue a decirlo a André y ambos se lo dijeron a Jesús. Entonces él les dijo; ha llegado la hora en que el Hijo del hombre será glorificado. Les aseguro que si el grano que cae en la tierra no muere, queda solo pero si muere da mucho fruto. El que ama su vida la perderá pero el que desprecia esa vida según el mundo la conservará para la vida eterna. El que quiera servirme que me siga y así donde yo esté estará también mi servidor

Mi alma está turbada. Y qué diré? Padre líbrame de esta hora? Si para eso he llegado. ¡Padre glorifica tu Nombre! Entonces se oyó una voz del cielo “Ya lo he glorificado y lo volveré a glorificar,

La muchedumbre que estaba presente y oyó estas palabras pensaba que se trataba de un trueno. Otros decían un ángel le habló”  Y Jesus aclaró: Esta voz no se oyó por mí sino por ustedes. Ha llegado el príncipe de este mundo y el príncipe de este mundo será echado fuera y cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí. Jesús decía esto para indicar cómo iba a morir.

 

Síntesis de la Homilía

Jesús descubre en la curiosidad de los griegos, distinguidos por lo adelantado de su civilización y pensamiento filosófico, la universalidad del reino del Padre, que se está manifestando, pero advierte al mismo tiempo, que su entorno inmediato, el de los judíos que lo rechazan toma los caminos de su desaparición y la muerte. A  eso se debe la frase de ser elevado que es más bien del diccionario del evangelista, porque lo que Jesús podía prever es que la persecución de los judíos terminara con una sentencia de muerte a pedradas como algunos profetas. Pero los escritores, después del hecho, de la crucifixión interpretaron esa circunstancia de “elevación” como una especie de entronización. Y, a pesar de la dificultad interior que tiene para aceptar que se cumpla en él lo que es la voluntad del Padre, no puede menos de sentirse turbado, aunque recurre a toda su fuerza para no poner obstáculos a lo que para él es el paso para la glorificación porque es nuevamente la plenitud de la identificación con el amor universal del Padre. Los detalles llamativos que presenta la narración haciendo a parecer una voz que se supone voz divina son simplemente signos recurridos en el momento para dar realismo al sentido general del trozo.

Hay que detenerse también  en la frase con que Juan parece situar a Jesús en actitud de menosprecio de la vida humana  diciendo que quien la ama, la perderá, lo cual significa tranquilizarse por no utilizar en toda su potencia la vida humana que, como Jesús hemos recibido y tenemos responsabilidad de cuidar conservar y fructificar felicidad y salvación ¿por qué esto que parece inadmisible? El sentido completo depende de la continuidad de la frase; cuando la propia vida se convierte en el único objetivo para cuidar y fructificar, los egoísmos edifican el reino del egoísmo destructor que en cambio se cambia por la comunión realizadora y liberadora cuando se irradia entregándose a los demás.   También es oportuno que, acompañando a Jesús en este proceso de turbación, de valentía y de resultado final de identificación con el Padre, nosotros miremos lo que en nuestras vidas puede todavía dar vida desde la entrega a los que tenemos conciencia que lo necesitan (no tanto en las cosas materiales que eso es primario y fundamental, sino en el sentido de entrega al Dios creador y liberador dando sentido particularmente profundo a la consumación por la muerte.

 

Homilías Dominicales – Domingo 11 de Marzo de 2018 – 4to de Cuaresma. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema

Dijo Jesús a Nicodemo: De la misma manera que Moisés elevó la serpiente en el desierto, también es necesario que el hijo del hombre sea elevado, para que todos los que creen en él tengan vida eterna. Dios amó tanto al mundo que le dio a su hijo único para que todo el que crea en él no muera, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su hijo para condenar al mundo sino para que el mundo se salve por él, El que cree en el no será condenado, el que no cree ya está condenado porque no ha creído en el hijo único de Dios. En esto consiste el juicio: la luz vino al mundo y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz porque sus obras eran malas. Todo el que obra mal odia la luz y no se acerca a ella por temor a que sus obras sean descubiertas. En cambio, el que obra de acuerdo con la verdad se acerca a la luz y de ese modo manifiesta que sus obras han sido hechas en Dios

 

Síntesis de la homilía

Hay varias cosas que están aseguradas claramente en este trozo de Juan Lo primero importante es que Dios no ha enviado a su hijo para condenar al mundo. Nos parece una novedad, pero es que hemos tenido permanentemente la impresión de que acercarse a la Iglesia o al Dios que ella proclama, es para entrar en los fantasmas demoníacos del pecado.  Escuchamos del mismo Señor Jesús que el hijo del hombre no fue enviado para condenar sino para que el hombre se salve por él. Y esta convicción debe entrar profunda y constantemente en nuestra vida con todos sus detalles. Nuestro andar por este mundo no desfila ante la mirada de un tirano que tiene sus secuaces que nos persiguen sin tregua y pierden su tiempo en juzgar con malicia los hechos humanos para descubrir si e ellos se contiene una ofensa de Dios. No es afirmación de un curita que se cansó de amenazar con castigos e infiernos y ahora ha cambiado su discurso por quien sabe qué circunstancia extraña. No: es Jesús quien lo dice a través de Juan el discípulo del amor.   Otra afirmación sin duda importante, pero desfigurada muchas veces por diversas interpretaciones, afirma que a quien cree en su nombre se le concede vida eterna. Esta vida eterna de que se habla es una locución bíblica que tiene que ser interpretada también. En el concepto de “ETERNO” no cabe lo que entendemos comúnmente “durable”. LA VIDA DE Jesús, a no ser por su resurrección, no fue durable Jesús murió. Tiene que haber otra manera de pensar la eternidad u otra palabra para calificar la vida que recibe el que cree.

La eternidad de cualquier cosa puede ser indefinida ilimitada, durable, pero la denominación “eterna” es simplemente bíblica o religiosa.

También podemos aprovechar lo que se dice aclarando en qué consiste el juicio de Dios. La figuras de luz y oscuridad para presentar los actos, sugieren que, al obrar bien, nos sentimos bien y mal cuando obramos mal. Con frecuencia nos preguntamos si estaremos incurriendo en errores o transgresiones graves, sin tener conciencia de ello.  Sin darnos cuenta, – Pero me parece que existe realmente esa predisposición en el espíritu de cada hombre de descubrir o inclinarse hacia lo bueno, como también hacia lo malo, conscientemente. Eso provoca seguramente que el juicio de Dios como creador y sostenedor del cosmos, no aparece sólo con la visión desde fuera, sino que es el ser humano mismo el que muestra la calificación de su obra.  Creo que poco importa que el juicio sea recto o equivocado. Diríamos que la “buena voluntad” es excusa valedera delante de Dios.

 

 

Homilías Dominicales. Domingo 4 de marzo de 2018.-1ro de Cuaresma. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema Juan 2,13-25

Ya cerca de la celebración de la pascua en Jerusalén Jesús subió a la ciudad y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas sentados en sus mesas. Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del templo. Desparramó las monedas de los cambistas, derribó sus mesas y dijo a los vendedores de palomas. Saquen eso de aquí y no hagan de la casa de mi Padre una casa de comercio. Y sus discípulos se acordaron de la Escritura. El celo por su casa me consume” Entonces los judíos le preguntaron: ¿Qué signo nos das para hacer lo que haces?  Jesús respondió “Destruid este templo y lo construiré en tres días. Los judíos dijeron: Han sid9 necesarios cuarenta y seis años para construir este templo y lo construirás en tres días? Pero él se refería al templo de su cuerpo. Por eso cuando Jesús resucitó sus discípulos recordaron lo que él había dicho y creyeron en la Escritura y su palabra. Durante el tiempo que estuvieron en Jerusalén muchos creyeron en su nombre al ver los signos que realizaba. Pero Jesús desconfiaba de ellos porque los conocía a todos y no necesitaba que lo informaran acerca de nadie. El sabía lo que hay en el interior del hombre

 

Síntesis de la homilía

No puede menos de sorprendernos la manera de actuar de Jesús ante los que venían de todas partes a celebrar la Pascua, trayendo con ambiente  de fiesta animales para ofrecer los sacrificios rituales uniéndose así a las ofrendas del culto y satisfaciendo el interés en comprar todo lo que era honrar la gran memoria pascual. Así, de repente Jesús pierde la serenidad y se enoja con toda esa gente, tomando tan en serio la ofensa que significa para la casa veneranda del Padre, esa conducta excesivamente condenatoria.     Detrás de ese látigo blandiendo sobre los animales y el desparramo de todas las cosas cuidadosamente ordenadas para proveer de víctimas para la gente empeñada en hacer las ofrendas, Jesús presenta una conducta observada pocas veces porque lo que está pasando no es simplemente intercambios, compras buscando precios, sino que la gente está explotada por los servidores del Templo que  Jesús conoce en su proceder ya que no les interesa el Templo en sí sino como suministro de influencias, poder y dominio de los romanos. El desafío que lanza Jesús a los judíos que le piden un signo de su autoridad divina, Jesús les responde con la oferta de destruir el tiempo y reconstruirlo en tres días. NO ERA SIMPLE ENTENDER ADECUADAAMENTE ESTA SIMBOLOGÍA DE Jesús, pero, al parecer, con toda intención  el no quería  referirse a lo que sabía que estaban tramando en su contra, y esto fue notado por sus discípulos.

La alusión a la destrucción de su cuerpo es el gran argumento, el gran signo brindado por ese Jesús que tantas veces había impactado con milagros que dejaban atónita a la gente. El signo de lo profundamente oculto de su divinidad y la limitación en su proceder habitual para no caer en las manos de los que lo acechaban  y perseguían. También Pablo ha querido que la originalidad del cristianismo pase por esta resurrección Y para esa resurrección, alejándose de propuestas reencarnantes o fantasmales ha colocado la de Cristo como modelo y garantía.

 

UNA RENUNCIA A LOS OFERTAS DE LOS HOMBRES VICIADAS DE EGOISMO, PARA HACERSE DIGNO DE LA OFERTA DEL Dios creador que es el Dios del amor