José Guillermo MarianiReflexiones de Actualidad

Sentarse en la retranca. Por Guillermo “Quito” Mariani

Los personajes más poderosos del mundo y, en especial los gobernantes, se han quedado con los ojos desmesuradamente abiertos por el asombro. Creían que el capitalismo consumista había comprado a los jóvenes. Creyeron que los tenían adormilados con boliches nocturnos, alcohol, droga, sexo y espectáculos maravillosos. Lo creíamos también nosotros.  Más de una vez pensamos que “lamentablemente” esta juventud no era como la de antes, en cuanto a inquietudes de futuro, respeto por las relaciones, firmeza de valores, compromiso social.

Y el mundo capitalista se ha transformado en una gigantesca manifestación  juvenil de protesta y reforma, El comienzo en España de las manifestaciones de los “indignados” con la creación del 15-M se contagió como reguero a toda Europa,  con expresiones de apoyo en las más populosas capitales. Las cantidades multitudinarias en cada caso parecían obedecer a una convocatoria proveniente de un mundo extraño y desconocido. La reacción en todas partes fue tan unánime como lo había sido la actitud internacional de remediar la gran crisis  financiera con manotazos de ahogado, aumentando los niveles de la deuda, produciendo desocupación (paro), expulsando a inmigrantes y produciendo ajustes que perjudican a los menos favorecidos por la “sociedad de bienestar” . La reacción fue defensiva y agresiva. Represión, violencia, desfiguración de las actitudes juveniles. Cada cual, Zapatero, Sarkozy, Berlusconi, Cameron… fue convenciéndose de que ningún remedio resultaba. Sólo reprimir. Pero todo continúa. Porque se trata de jóvenes con nobleza de ideales, luchando por derechos fundamentales, como las fallas educativas y la precariedad del trabajo. 

Muy lejos del pensamiento de los dueños y  gendarmes del mundo, estaba  esto de que  el manejo indebido y tramposo de la economía mundial podía originar un movimiento de estas características Y ahora no encuentran otro recurso que las bravatas para sembrar miedo.

Muy cerquita nuestro está Chile, con la persistencia de un movimiento universitario que continúa creciendo en base a consensos asambleísticos logrados por mayorías, en los distintos establecimientos, con el compromiso conjunto de observarlos. Y los jóvenes a quienes tantas veces acusamos de indisciplinados y anárquicos se mantienen, en base a esta democracia real, comprometidos con la causa, sin retroceder en sus reclamos fundamentalmente educativos. Sostienen enérgicamente el derecho de todos a la educación sin que haya excusas de ninguna índole para limitarlo.

Esa reaparición juvenil en los escenarios del mundo, nos ha tocado felizmente también a nosotros. Las tomas de colegios del año pasado con sus reclamos materiales en un principio, pero centrados finalmente en la educación y sus leyes, parecen  haber quedado en el recuerdo, pero han sido una muestra innegable de la fuerza reformadora juvenil. Esa que, en Europa ya afirma que “es el sistema el que no sirve y hay que cambiarlo por otro en que los banqueros y los políticos no puedan manejarnos como marionetas”. Entre nosotros, aquí en Argentina. la fuerza juvenil se ha expresado también, de manera innegable y sorpresiva, en tres grandes acontecimientos. La celebración oficial del bicentenario, con una multitud que desbordaba todos los espacios y se burlaba de los pronósticos de la prensa alquilada; la concentración también gigantesca con motivo de la muerte del ex presidente Néstor Kirchner; y, finalmente, la enorme ventaja sobre todas las propuestas políticas, logrado por la persona de la señora Presidenta y el proyecto en marcha  de este movimiento nacional y popular, en la gran encuesta de las elecciones primarias. Una juventud nacida y crecida en el mundo de las palabras y las promesas, que ha tomado plena conciencia de que la realizaciones son lo que vale, y ha dejado de lado la mezquindad , en que quisieron embarcarla los ambiciosos del poder, de no reconocer logros y “sentarse en la retranca”, como se dice en el campo.

No resisto a la tentación de contarles algunos textos de pancartas españolas:

NO ES CRISIS ES ESTAFA!         Juventud sin futuro, sin curro (trabajo), sin pensión SIN MIEDO! 

Te limpio el coche con mi título universitario.    Pienso, luego estorbo   

Me sobra mucho mes al final del sueldo. (en la puerta de un banco:Pase por la caja para robarle       Políticos y banqueros nos mean y los medios dicen que llueve-  

Que nos gobiernen las putas ya que sus hijos no supieron hacerlo

Leave a Reply