Categories
Homilias Dominicales José Guillermo Mariani

Homilías Dominicales. Domingo 22 de julio 2018. 15 durante el año litúrgico. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema(Mc.6,30-34)

Al volver de su campaña evangelizadora los apóstoles se. reunieron con Jesús y le contaron lo que habían hecho y enseñado. Y les dijo: Vengan sólo ustedes a un lugar desierto para descansar un poco. Porque era tanta la gente que iba y venía, que no tenían tiempo ni para comer. Entonces se dirigieron en la barca a un desierto pàra estar a solas. Los que los vieron partir, comprendieron la intención y de todas las ciudades acudieron por tierra a aquel lugar y llegaron antes que ellos. Al desembarcar  Jesús vio una gran multitud y se compadeció de ella porque  eran como ovejas sin pastor, y estuvo enseñándoles largo rato.

Síntesis de la homilía

El  regreso de los discípulos trae a Jesús la  alegría de una misión cumplida y tanto como ellos necesita de un lugar en qué poder relajarse y hablar sobre la experiencia consumada. Creen  mantener a la multitud pero se dan cuenta que tienen que alejarse porque el descanso es imprescindible. Pero la necesidad agudiza el ingenio de la gente y cuando ellos desaparecidos en la barca cruzan a la otra orilla, la gente los está esperando. El gesto impresiona a Jesús porque la insistencia en escucharlo y acompañarlo  le hace ver la  profunda necesidad de esa gente que no tiene en sus pastores naturales, la autoridades judías quien la defienda y compadecido olvida el objetivo de su cruce a la otra orilla y se dedica a conversar y escuchar sin límites los detalles de sus problemas y carencias. Así con una especie de medida pedagógica, renuncia a su fatiga y dedica todo el tiempo a ese contacto con la gente necesitada de protección y fortalecimiento.   No es un panorama extraño:   Las organizaciones e instituciones creadas para llenar las necesidades y proveer a la seguridad y respeto a los derechos, muchas veces están ausentes con una insensibilidad que es ofensa injuriante que se multiplica y se convierte en normal penetrada por principios, costumbres y leyes en que se traducen y favorecen los intereses de unos pocos y la gente, desorientada, cae en manos de quienes están constantemente a la espera de situaciones en que aparentando ayudar se aprovechan de las personas a quienes engañan o directamente desprecian. Ovejas sin pastor se multiplican en nuestro panorama social y creo que la actitud de Jesús, dedicar tiempo a enseñar, con presencia, opinión, atención completa de los problemas perturbadores es consecuente con una visión cristiana y profundamente humana.

A veces nos sucede que son tantas las carencias, las tristezas, las impotencias, que  nos sobreviene la actitud prescindente de meternos en la realidad y nuestro egoísmo sepulta el compromiso de ojos, corazón, palabras y tiempo para atender a otros y a la sociedad que siempre ofrece variantes de mejoramiento o empeoramiento dependientes de una cantidad de detalles que hay que conocer con juico y sentido crítico para provocar pensamiento y acción que provoquen soluciones.

Categories
Homilias Dominicales José Guillermo Mariani

Homilías Dominicales. Domingo 15 de julio de 2018.- 15 durante el año. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema (Mc. 6.7-13)

Jesús llamó a los doce y los envió de dos en dos, dándoles el poder de expulsar demonios impuros. Y les ordenó que no llevaran para el camino más que un bastón. Que no llevaran pan, ni alforja, ni dinero y que fueran calzados con sandalias y no tuvieran dos túnicas. Y les dijo : quédense en la casa que les den alojamiento hasta el momento de partir. Si no los reciben en un lugar y la gente no los escucha, al salir de allí sacudan hasta el polvo de sus pies en testimonio contra ellos. Entonces, ellos fueron a predicar, exhortando a la conversión: expulsaron muchos demonios, y curaron a muchos enfermos ungiéndolos con aceite.

Síntesis de la homilía

El número Doce que usa el evangelista para convocar Jesús a los apóstoles, tiene todo el simbolismo de convocatoria a un nuevo pueblo depositario de la misión especialísima de predicar un nuevo reino a Israel y al mundo. Por eso, tanto detallismo al especificar las características que tienen que respetar los discípulos. Todas ellas con un simbolismo que sobrepasa su sentido gestual natural.  Es cierto  que las apariencias de pobre no bastan. A veces se pone de moda  el descuido en el vestir y la argumentación que favorece a los pobres, sin que eso conlleve una verdadera preocupación que luche por mejorar su posición social en lo más mínimo.  Sandalias y bastón son señal de situación humilde y un reclamo mínimo de quien peregrina a `pie como lo hacían los discípulos con Jesús. Sin llevar pan. Esto es compasión y urgencia de remediar el hambre que acompaña la pobreza. El coraje para renunciar a la previsión de lo material para el futuro se expresa con la prohibición de dos túnicas. A lo mismo apunta el no llevar alforja, la reserva que con frecuencia es la excusa del acaparamiento,  y el dinero que se convierte muy fácilmente en objetivo superior a todo cuando empieza a despertarse la posibilidad de gozar privilegios materiales, perdiendo de vista el entorno y las condiciones de carencia alrededor.
Si queremos  tomar en serio estas indicaciones de Jesús a sus enviados para predicar y practicar el reino de los cielos, tendremos que reconocer que vivimos un alejamiento bastante pronunciado en nuestra realidad social concreta. En nuestra situación no preocuparse ni admitir que el acaparamiento de lo material y espiritual ,consumado y consumidor por los privilegiados de la abundancia, no deja lugar ni tiempo para tomar conciencia, de la desocupación, el hambre, la falta de salud, el frío y las consecuencias presentes y futuras para tantos que seguimos llamando “hermanos” sin considerarlos siquiera con la dignidad de seres humanos fundamentalmente iguales a nosotros.
La costumbre arraigada con mucha firmeza en nuestros ambientes religiosos. de interpretar el cristianismo como una serie de conceptos y conductas referidas a relacionarnos con Dios, rindiéndole culto  para obtener sus favores, ha convertido la humanidad del mensaje de Jesucristo en una propuesta alienante ignorándolo muchas veces en su originalidad liberadora.

Categories
Homilias Dominicales José Guillermo Mariani

Homilías Dominicales. Domingo 8 de Julio de 2018. 14 durante el año litúrgico. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema (Marcos 6,1-6)

UN DÍA Jesús se dirigió a su pueblo acompañado por sus discípulos. Cuando llegó el sábado fue a enseñar a la Sinagoga y la multitud que lo oía estaba asombrada y decía: ¿De donde saca todo esto? ¿De donde saca esta sabiduría y este poder de hacer cosas maravillosas? ¿No es acaso el carpintero el hijo de María, hermano de Santiago, José , de Judas y Simón? ¿Y sus hermanas no viven aquí entre nosotros? Y Jesús  era para ellos motivo de escándalo. Entonces les dijo :Un profeta es despreciado solamente en su pueblo , en su familia y en su casa. Y no pudo hacer allí ningún milagro, fuera de curar algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y se asombraba de su falta de fe. Jesús recorría las poblaciones de los alrededores enseñando a la gente.

Síntesis de la homilía

Este pasaje de Marcos indica claramente la firmeza de Jesús en llevar adelante su proyecto que es el proyecto del Padre. Llevar a su pueblo Nazaret envuelto en las tradiciones de los mayores no resulta como era posible esperar, encontrarse con una calurosa acogida. Va a donde sus parientes. Lleva a sus discípulos para que los conozcan y darle a conocer su tierra natal. El resultado no es bueno. Produce escándalo. Por una parte los celos alimentados entre los parientes dada la fama que ha llegado a sus oídos y no los considera a ellos tan importantes como a los discípulos, encargados de la transmisión de su mensaje y enseñanzas. Las características de pueblo chico que hacen correr rápidamente las noticias y pronto añaden detalles sospechosos hacen de esta  visita de Jesús que podía estar cargada de afecto, un ambiente de rechazo que copia la situación de enfrentamiento  de los fariseos con Jesús. Para explicarse su sabiduría y las buenas obras que produce, acuden a la influencia de espíritu del mal, de modo que con absoluta sinceridad Marcos afirma que no pudo hacer ningún milagro y es que sin la colaboración del beneficiario no puede establecerse una comunicación que favorezca esos hechos gratos y maravillosos que llamamos ”milagros”. La misma sinceridad del evangelista se repite en la enumeración de los miembros de la familia de Jesús ya que, con los nombres de los varones y la cita de las mujeres aparecen los hermanos de Jesús, afirmando claramente que se trata de una familia fecunda, la integrada por >María y José. La serenidad de Jesús excusa la recepción y el rechazo de su gente naturalmente más próxima por los vínculos de sangre, amistad y recuerdos, y por eso no deja de escuchar y curar  a quienes con distinta conducta y pensamientos se acercan a él para que les imponga las manos.            En realidad el trozo de Marcos deja una serie de  detalles que marcan las limitaciones humanas que muchas veces no tengamos conciencia  de lo que arruinamos nuestras relaciones con las mezquinas expresiones de egoísmos que no vigilamos en nosotros y nos alejan de los beneficios de la convivencia que aunque pasen inadvertidos son la verdadera raíz de asociaciones y vínculos entre diversas situaciones que  producen ventajas mayores e importantes socialmente.

Categories
Homilias Dominicales José Guillermo Mariani

Homilías Dominicales. Domingo 1ro de Julio 2018. 13 durante el año litúrgico.Por Guillermo “Quito” Mariani

Marcos 5, 21- 43

Cuando Jesús regresó en la barca de la otra orilla, la gente se reunió a su alrededor y él se quedó junto al Lago. Entonces llegó uno de los jefes de la Sinagoga llamado Jairo y, al verlo se arrojó a sus pies suplicándole con insistencia: Mi hijita está por morir, ven a imponerle las manos para que se sane y viva. Jesús se fue con él. Lo seguía mucha gente que lo apretaba por todos lads. Se encontraba allí una mujer que desde hacía doce años sufría de hemorragias. Había padecido mucho en manos de numerosos médicos y gastado todos sus bienes sin resultado. Al contrario, cada vez estaba peor. Como había oído hablar de Jesús se le acercó por detrás pensando: con sólo tocar su manto, quedaré curada. Ella se sintió curada. Jesús se dio cuenta enseguida del poder que había salido de él, se dio vuelta y dirigiéndose a la multitud preguntó ¿Quién tocó mi manto? Los discípulos le dijeron :  Ves que la gente te aprieta por todos lados y todavía preguntas quién  te toca? Pero él seguía mirando a su alrededor para ver quién había sido. Entonces la mujer, muy asustada y temblando, `porque sabía bien lo que había ocurrido, fue a arrojarse a sus pies y le confesó la verdad. Jesús le dijo: Hija tu fe te ha salvado. Véte en paz y queda curada de tu enfermedad. Todavía estaba hablando cuando llegaron unas personas que venían de la casa del jefe de la Sinagoga y dijeron a éste:Tu hija ya murió.¿para qué vas a seguir molestando al Maestro?  Pero Jesús que había escuchado lo que decían dijo al Jefe  de la Sinagoga “no temas, basta que creas. Y sin permitir que nadie lo acompañara fuera de Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago, fue a la casa dl jefe de la Sinagoga. Allí vio un gran alboroto y gente que lloraba y gritaba. Al entrar les dijo ¿porqué alborotan y lloran? La niña no está muerta sino que duerme. Y se burlaban de él.  Pero Jesús hizo salir a todos y tomando consigo al padre y a la madre de la niña y a los que venían con él, entró  a adonde ella estaba. La tomó de la mano y le dijo “Talitá kum” que significa Niña yo te lo ordeno, levántate. Enseguida la niña que ya tenía doce años se levantó  y comenzó a caminar. Ellos se llenaron de asombro y él les recomendó insistentemente que nadie se enterara de lo sucedido. Después mandó que le dieran de comer.

Síntesis de la homilía

El emotivo relato de Marcos con la descripción de dos situaciones femeninas una la de la mujer agobiada por una enfermedad, de  doce años, que legalmente la situaba como impura o sucia espiritualmente ante la sociedad, mortificada además, por la cantidad de limitaciones que sus hemorragias le  producían, y la ineficacia de las curaciones  ofrecidas y que en lugar de aliviar agravaban  y otra, la de una adolescente que muere en la inmediatez de ser entregada en matrimonio. Carga una profundidad humana excepcional porque presenta a un Jesús tan humano y comprensivo como se necesita ser hoy.Jesús accede al pedido de un Jefe de Siinagoga afligido por el estado de salud de su hija y se pone en camino rodeado por la gente que se amontona siguiéndolo. Una mujer que padece constantes hemorragias hace doce años, está entre la multitud porque piensa que sólo Jesús puede curarla ya que ha padecido y perdido sus bienes consultando médicos. Pero no es esto sólo esto. La situación suponía impureza legal. Tanto el tiempo de la menstruación absolutamente normal, como cualquier derramamiento de sangre era considerado legalmente impurificante.no sólo para quien lo padecía sino para cualquiera que se ponía en contacto.Aquella mujer estaba muy atemorizada porque había decidido solicitar la curación de eso que le impedía toda comunicación sexual y  hasta el más leve contacto con otras personas. Marchando entre la gente se apretujaba Hacía impuros a los manchados con su sangre y eso la hacía merecedora de castigo legal. Por eso se acerca sigilosamente y apenas toca el manto de Jesús. Quedando curada. Pero Jesús la descubre. Experimente que una fuerza ha salido de él. La mujer temblorosa confiesa su delito y a la vez implora su curación. Jesús se compadece, la tranquiliza y alaba la confianza con que ha actuado.Ha remediado la tragedia de una enfermedad discriminante, en   un instante. Los mensajeros de la casa del Jefe de Sinagoga traen la mala noticia de que la hijita ha muerto. Jesús tranquiliza también al hombre que se aflige y lo anima a seguir hasta su casa. Allí hay ambiente de muerte. Tristeza y adopción de los gestos rituales prescriptos. Jesús comprende lo que pasa, indicando que dejen de llorar porque la niña no ha muerto sino que duerme. Se burlan. Jesús entra a la casa con sus discípulos. Ha hecho el diagnóstico psicológico. La mujer a los 12 años estaba madura para ser entregada al matrimonio siguiendo las prescripciones legales Y eso significada caer bajo el dominio del varón, en un régimen patriarcal opresivo e indiferente para lo que nosotros consideramos amor de pareja. La niña adivina la tortura que le espera y en una actitud inconsciente de defensa  elige y produce su muerte. Ante el asombro de todos Jesús se acerca, la toma de la mano acariciándola y usando del prestigio  que seguramente había conocido del maestro itinerante, le ordena “te lo mando, levántate” y la niña se incorpora, camina y Jesús la entrega a  sus padres. Diciéndoles “denle de comer”. Es decir, háganse responsables de hacerla vivir.
No son los dos hechos maravillosos lo más importante. Lo verdaderamente novedoso y notable es que esta conducta de Jesús es realmente revolucionaria. El tocando a la muerta ha quedado impuro y ha empujado a los padres a cuidar más la vida de la hija que la ley de entrega a un marido, relativizando así un precepto muy importante.  Ha quedado claro en los dos hechos que más importante que los preceptos de la ley es la salud de la mujer con hemorragias y sobre todo el remedio de su situación de marginación e impureza legal que la convertía de viva en muerta. Y del mismo modo conocedor de la opresión a que calladamente se sometían las mujeres en el matrimonio, se atrevió a romper ese mandato de la ley y devolver la libertad a la hija del Jefe de la Sinagoga.  Afortunadamente, no gracias a la Iglesia sino gracias a la fuerza femenina mostrada en la defensa de sus derechos y con la resolución de usarlos en beneficio y remedio de los males sociales, somos testigos de una verdadera liberación femenina que hace que tengamos que aceptar plenamente lo que en el fondo y en muchas actitudes machistas muchos hombres y mujeres de nuestra sociedad se ponen en contra de las expresiones y exigencias de los grupos NI UNA MENOS.

Categories
Homilias Dominicales José Guillermo Mariani

Homilías Dominicales – Domingo 2do de Pascua – 8 de abril de 2018. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema (Juan 20,19-31)

Al atardecer de ese día, primeo de la semana, estando cerradas las puertas del lugar donde estaban los discípulos, por temor a los judíos, Llegó Jesús y poniéndose en medio de ell0s les dijo “La paz esté con ustedes” Mientras le decía esto les mostraba sus manos y su costado .Que tengan paz, les repitió. Como el Padre me envió a mi yo los envío a ustedes. Al decirles esto sopló sobre ellos y añadió ”reciban el Espiritu Santo. Los pecados serán perdonados a quienes ustedes los perdonen y serán retenidos a quienes ustedes se los retengan. Tomás, uno de los Doce de sobrenombre ·el mellizo” no estaba con ellos cuando los visitó Jesús. Los otros le contaron ·hemos visto al Señor!  El les respondió ”si no veo las marcas de los clavos en sus manos y no pongo el dedo en su costado, no lo creeré”   Ocho días más tarde estaban de nuevo los discípulos reunidos en la casa y estaba Tomás con ellos. Apareció entre ellos Jesús y les dijo “La paz esté con ustedes!. Luego dijo a Tomás “trae aquí, tu dedo, aquí están mis manos. Acerca tu mano y métela en mi costado. Y en adelante no seas tan incrédulo sino fiel. Tomás respondió ·Señor mío y Dios mío, Jesús respondió: Ahora crees porque me has visto. Felices los que crean sin haber visto. Jesús realizó además muchos otros signos que no están escritos en este libro. Estos han sido escritos para que uds. crean que Jesús es el mesías el Hijo de Dios y creyendo, tenga Vida en su nombre.

Síntesis de la homilía

Los relatos de las apariciones de Jesús corporeizados responden a la concepción judía de que todo lo que estaba presente era corpóreo. Lo que afirma claramente Tomás cuando le cuentan que han visto a Jesús el está seguro de que si no han visto su cuerpo no hubo tampoco presencia real. Y por eso Jesús alaba tanto a los que llegan a creer en una presencia sin constatarla corporalmente. Esto ha dado pie y con razón suficiente, para que todas las apariciones después de la crucifixión hayan sido tomadas como corpóreas y hayan sido trasmitidas así, aumentando cuidadosamente los detalles que podían solucionar las dudas absolutamente naturales y de sentido común como la de Tomás. La resurrección de Jesús queda al margen de ese modo de pensar, que debería haber prologado su presencia durante mucho tiempo más que el simbólico de 40 días de que habla la llamada ascensión de Jesús. El sentido total de la resurrección es el triunfo que el espíritu del Padre presente en Jesús siguió detrás de las huellas del crucificado su obra de liberación y trajo así  un nuevo sentido a la realidad del ser humano prolongando su influencia vivificante, desde todo lo provechoso (inspirado por el amor) que realizó en su vida empujando la plenificación de la humanidad y la creación a su realización final. Esto no significa negar la resurrección sino colocarla en un nivel distinto, más allá de los individual y en consonancia con toda la humanidad y la creación que va cumpliendo una evolución constante, difícilmente visible y constatable en muchos acontecimientos, pero innegable en una consideración de todo lo que universalmente significa verdadero progreso del amor y la felicidad en la historia del ser humano. La Pascua, la resurrección de Jesús queda inserta en la realidad histórica del ser humano, abarcando así todo el sentido optimista de la creación que no podía ser fracaso, siendo obra de un principio de amor .

 

Categories
Homilias Dominicales José Guillermo Mariani

Homilías Dominicales. Domingo 25 de Marzo de 2018.- Entrada de Jesús a Jerusalén. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema Mc. 11, 1-16

Cuando se aproximaban a Jerusalén, ya al pie del monte de los Olivos, cerca de Betfagé y de Betania, Jesús envió a dos de sus discípulos diciéndoles Vayan al pueblo que está al frente y, al entrar encontrarán un asno atado que nadie ha montado todavía. Desátenlo y tráiganlo y si alguno les pregunta, respondan: el Señor lo necesita y lo va a devolver enseguida. Ellos fueron y encontraron un asno atado cerca de una puerta, en la calle, y lo desataron. Algunos de los que estaban allí les preguntaron ¿qué hacen? ¿por qué desatan ese asno? Ellos respondieron como Jesús les había dicho y nadie los molestó. Entonces le llevaron el asno, pusieron sobre él sus mantos y Jesús se montó. Muchos extendían sus mantos sobre el camino y otros los cubrían con ramas que cortaban de los árboles del campo. Los que iban adelante y seguían a Jesús gritaban ¡Hosanna, bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Bendito sea el reino que ya viene, el reino de nuestro padre David! ¡Hosanna en las alturas!

 

Síntesis de la homilía

Jesús no podía desconocer el pasaje de Zacarías en que anunciaba a Jerusalén la llegada de su rey, montado en un burro de carga. La decisión con que nos decía Lucas que había emprendido el camino de Jerusalén. Se muestra aquí. Sabía lo que hacía y lo tenía planeado. Así, con mucha espontaneidad toma la resolución de cumplir la profecía de Zacarías con ese desafío de entrar a la ciudad santa sumamente vigilada p por el ejército romano y colmada de judíos de todas partes, sabiendo que ni el Imperio ni el Templo iban a permitir que su misión presentando la opción del reinado de Dios fuera escuchada y menos atendida por la gente el pueblo.    En realidad, la fuerza histórica del domingo de ramos es definitiva. Allí cada uno se ve obligado a elegir su lugar. Jesús elige el suyo que es no dejar de impulsar la implantación del reinado de Dios, a costa de su propia vida y los fariseos y sumos sacerdotes también eligen su ceguera e intereses antipopulares para apoyar al Imperio en la condena de quien resulta peligroso para lo que buscan el dominio de los demás para su propio beneficio,

La entrada triunfal, adornada en sus características por la tradición y la necesidad  cristiana de un reconocimiento multitudinario y triunfal para el crucificado, no tiene importancia en sí, sino en el efecto que produjo, por una parte en el reino de los hombres (templo e imperio) y por otra en las multitudes anónimas que lograron penetrar el sentido liberador del mensaje cristiano y se jugaron y se juegan por él sabiendo que es el único modo de jugarse verdaderamente por el ser humano como hombre y humanidad nueva.

Categories
Homilias Dominicales José Guillermo Mariani

Homilías Dominicales. Domingo 18 de Marzo 2018 – 5to de Cuaresma. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema  Jn.12,20-33

En esos días entre los que habían subido para adorar había algunos griegos, ellos se acercaron a Felipe de Betsaida de Galilea y le dijeron: Señor, queremos ver a Jesús. Felipe fue a decirlo a André y ambos se lo dijeron a Jesús. Entonces él les dijo; ha llegado la hora en que el Hijo del hombre será glorificado. Les aseguro que si el grano que cae en la tierra no muere, queda solo pero si muere da mucho fruto. El que ama su vida la perderá pero el que desprecia esa vida según el mundo la conservará para la vida eterna. El que quiera servirme que me siga y así donde yo esté estará también mi servidor

Mi alma está turbada. Y qué diré? Padre líbrame de esta hora? Si para eso he llegado. ¡Padre glorifica tu Nombre! Entonces se oyó una voz del cielo “Ya lo he glorificado y lo volveré a glorificar,

La muchedumbre que estaba presente y oyó estas palabras pensaba que se trataba de un trueno. Otros decían un ángel le habló”  Y Jesus aclaró: Esta voz no se oyó por mí sino por ustedes. Ha llegado el príncipe de este mundo y el príncipe de este mundo será echado fuera y cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí. Jesús decía esto para indicar cómo iba a morir.

 

Síntesis de la Homilía

Jesús descubre en la curiosidad de los griegos, distinguidos por lo adelantado de su civilización y pensamiento filosófico, la universalidad del reino del Padre, que se está manifestando, pero advierte al mismo tiempo, que su entorno inmediato, el de los judíos que lo rechazan toma los caminos de su desaparición y la muerte. A  eso se debe la frase de ser elevado que es más bien del diccionario del evangelista, porque lo que Jesús podía prever es que la persecución de los judíos terminara con una sentencia de muerte a pedradas como algunos profetas. Pero los escritores, después del hecho, de la crucifixión interpretaron esa circunstancia de “elevación” como una especie de entronización. Y, a pesar de la dificultad interior que tiene para aceptar que se cumpla en él lo que es la voluntad del Padre, no puede menos de sentirse turbado, aunque recurre a toda su fuerza para no poner obstáculos a lo que para él es el paso para la glorificación porque es nuevamente la plenitud de la identificación con el amor universal del Padre. Los detalles llamativos que presenta la narración haciendo a parecer una voz que se supone voz divina son simplemente signos recurridos en el momento para dar realismo al sentido general del trozo.

Hay que detenerse también  en la frase con que Juan parece situar a Jesús en actitud de menosprecio de la vida humana  diciendo que quien la ama, la perderá, lo cual significa tranquilizarse por no utilizar en toda su potencia la vida humana que, como Jesús hemos recibido y tenemos responsabilidad de cuidar conservar y fructificar felicidad y salvación ¿por qué esto que parece inadmisible? El sentido completo depende de la continuidad de la frase; cuando la propia vida se convierte en el único objetivo para cuidar y fructificar, los egoísmos edifican el reino del egoísmo destructor que en cambio se cambia por la comunión realizadora y liberadora cuando se irradia entregándose a los demás.   También es oportuno que, acompañando a Jesús en este proceso de turbación, de valentía y de resultado final de identificación con el Padre, nosotros miremos lo que en nuestras vidas puede todavía dar vida desde la entrega a los que tenemos conciencia que lo necesitan (no tanto en las cosas materiales que eso es primario y fundamental, sino en el sentido de entrega al Dios creador y liberador dando sentido particularmente profundo a la consumación por la muerte.

 

Categories
Homilias Dominicales José Guillermo Mariani

Homilías Dominicales – Domingo 11 de Marzo de 2018 – 4to de Cuaresma. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema

Dijo Jesús a Nicodemo: De la misma manera que Moisés elevó la serpiente en el desierto, también es necesario que el hijo del hombre sea elevado, para que todos los que creen en él tengan vida eterna. Dios amó tanto al mundo que le dio a su hijo único para que todo el que crea en él no muera, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su hijo para condenar al mundo sino para que el mundo se salve por él, El que cree en el no será condenado, el que no cree ya está condenado porque no ha creído en el hijo único de Dios. En esto consiste el juicio: la luz vino al mundo y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz porque sus obras eran malas. Todo el que obra mal odia la luz y no se acerca a ella por temor a que sus obras sean descubiertas. En cambio, el que obra de acuerdo con la verdad se acerca a la luz y de ese modo manifiesta que sus obras han sido hechas en Dios

 

Síntesis de la homilía

Hay varias cosas que están aseguradas claramente en este trozo de Juan Lo primero importante es que Dios no ha enviado a su hijo para condenar al mundo. Nos parece una novedad, pero es que hemos tenido permanentemente la impresión de que acercarse a la Iglesia o al Dios que ella proclama, es para entrar en los fantasmas demoníacos del pecado.  Escuchamos del mismo Señor Jesús que el hijo del hombre no fue enviado para condenar sino para que el hombre se salve por él. Y esta convicción debe entrar profunda y constantemente en nuestra vida con todos sus detalles. Nuestro andar por este mundo no desfila ante la mirada de un tirano que tiene sus secuaces que nos persiguen sin tregua y pierden su tiempo en juzgar con malicia los hechos humanos para descubrir si e ellos se contiene una ofensa de Dios. No es afirmación de un curita que se cansó de amenazar con castigos e infiernos y ahora ha cambiado su discurso por quien sabe qué circunstancia extraña. No: es Jesús quien lo dice a través de Juan el discípulo del amor.   Otra afirmación sin duda importante, pero desfigurada muchas veces por diversas interpretaciones, afirma que a quien cree en su nombre se le concede vida eterna. Esta vida eterna de que se habla es una locución bíblica que tiene que ser interpretada también. En el concepto de “ETERNO” no cabe lo que entendemos comúnmente “durable”. LA VIDA DE Jesús, a no ser por su resurrección, no fue durable Jesús murió. Tiene que haber otra manera de pensar la eternidad u otra palabra para calificar la vida que recibe el que cree.

La eternidad de cualquier cosa puede ser indefinida ilimitada, durable, pero la denominación “eterna” es simplemente bíblica o religiosa.

También podemos aprovechar lo que se dice aclarando en qué consiste el juicio de Dios. La figuras de luz y oscuridad para presentar los actos, sugieren que, al obrar bien, nos sentimos bien y mal cuando obramos mal. Con frecuencia nos preguntamos si estaremos incurriendo en errores o transgresiones graves, sin tener conciencia de ello.  Sin darnos cuenta, – Pero me parece que existe realmente esa predisposición en el espíritu de cada hombre de descubrir o inclinarse hacia lo bueno, como también hacia lo malo, conscientemente. Eso provoca seguramente que el juicio de Dios como creador y sostenedor del cosmos, no aparece sólo con la visión desde fuera, sino que es el ser humano mismo el que muestra la calificación de su obra.  Creo que poco importa que el juicio sea recto o equivocado. Diríamos que la “buena voluntad” es excusa valedera delante de Dios.

 

 

Categories
Homilias Dominicales José Guillermo Mariani

Homilías Dominicales. Domingo 4 de marzo de 2018.-1ro de Cuaresma. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema Juan 2,13-25

Ya cerca de la celebración de la pascua en Jerusalén Jesús subió a la ciudad y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas sentados en sus mesas. Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del templo. Desparramó las monedas de los cambistas, derribó sus mesas y dijo a los vendedores de palomas. Saquen eso de aquí y no hagan de la casa de mi Padre una casa de comercio. Y sus discípulos se acordaron de la Escritura. El celo por su casa me consume” Entonces los judíos le preguntaron: ¿Qué signo nos das para hacer lo que haces?  Jesús respondió “Destruid este templo y lo construiré en tres días. Los judíos dijeron: Han sid9 necesarios cuarenta y seis años para construir este templo y lo construirás en tres días? Pero él se refería al templo de su cuerpo. Por eso cuando Jesús resucitó sus discípulos recordaron lo que él había dicho y creyeron en la Escritura y su palabra. Durante el tiempo que estuvieron en Jerusalén muchos creyeron en su nombre al ver los signos que realizaba. Pero Jesús desconfiaba de ellos porque los conocía a todos y no necesitaba que lo informaran acerca de nadie. El sabía lo que hay en el interior del hombre

 

Síntesis de la homilía

No puede menos de sorprendernos la manera de actuar de Jesús ante los que venían de todas partes a celebrar la Pascua, trayendo con ambiente  de fiesta animales para ofrecer los sacrificios rituales uniéndose así a las ofrendas del culto y satisfaciendo el interés en comprar todo lo que era honrar la gran memoria pascual. Así, de repente Jesús pierde la serenidad y se enoja con toda esa gente, tomando tan en serio la ofensa que significa para la casa veneranda del Padre, esa conducta excesivamente condenatoria.     Detrás de ese látigo blandiendo sobre los animales y el desparramo de todas las cosas cuidadosamente ordenadas para proveer de víctimas para la gente empeñada en hacer las ofrendas, Jesús presenta una conducta observada pocas veces porque lo que está pasando no es simplemente intercambios, compras buscando precios, sino que la gente está explotada por los servidores del Templo que  Jesús conoce en su proceder ya que no les interesa el Templo en sí sino como suministro de influencias, poder y dominio de los romanos. El desafío que lanza Jesús a los judíos que le piden un signo de su autoridad divina, Jesús les responde con la oferta de destruir el tiempo y reconstruirlo en tres días. NO ERA SIMPLE ENTENDER ADECUADAAMENTE ESTA SIMBOLOGÍA DE Jesús, pero, al parecer, con toda intención  el no quería  referirse a lo que sabía que estaban tramando en su contra, y esto fue notado por sus discípulos.

La alusión a la destrucción de su cuerpo es el gran argumento, el gran signo brindado por ese Jesús que tantas veces había impactado con milagros que dejaban atónita a la gente. El signo de lo profundamente oculto de su divinidad y la limitación en su proceder habitual para no caer en las manos de los que lo acechaban  y perseguían. También Pablo ha querido que la originalidad del cristianismo pase por esta resurrección Y para esa resurrección, alejándose de propuestas reencarnantes o fantasmales ha colocado la de Cristo como modelo y garantía.

 

UNA RENUNCIA A LOS OFERTAS DE LOS HOMBRES VICIADAS DE EGOISMO, PARA HACERSE DIGNO DE LA OFERTA DEL Dios creador que es el Dios del amor

Categories
Homilias Dominicales José Guillermo Mariani

Homilias Dominicales – Domingo 25 de febrero de 2018.- 2do de Cuaresma. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema (Marcos 9,1.9

Un día Jesús tomó consigo a Pedro, Santiago y Juan y los llevó a un monte elevado.   Allí se transfiguro en su presencia. Sus vestiduras se volvieron resplandecientes, tan blancas como nadie hubiera podido blanquearlas. Y entonces se aparecieron Elías y Moisés hablando con él . Y Pedro dijo a Jesús: Maestro qué bien estamos aquí. Hagamos tres carpas una para ti otra para Moisés y otra para Elías. En realidad Pedro no sabía qué decir porque estaban llenos de temor. Entonces  una nube los cubrió con su sombra y salió de ella una voz: “Este es mi hijo muy querido. Escúchenlo. De pronto miraron a su alrededor y nadie estaba con ellos, sólo Jesús. Mientras bajaban del monte, Jesús les prohibió contar lo que habían visto, hasta que el hijo del hombre resucitara. Ellos obedecieron esta orden, pero entre ellos se preguntaba qué significaba eso de que “hasta que él resucitara”

 

Síntesis de la homilía

Es evidente que el relato no es histórico en el sentido de que las sucedieran tal cual las cuenta Marcos  Hay varias circunstancias que contrarían el sentido común, como la aparición de personajes, la voz humana brotada de la nube, y los detalles de la majestad adquirida repentinamente por Jesús maravillando a los discípulos. Se trata de un mensaje que cobra importancia en las circunstancia de contrariedad que vivía el grupo de discípulos, aguijoneado por la persecución de los judíos dirigentes que pedían un signo del cielo para aceptar el mensaje  y no dejaban de hostigar a los discípulos, ridiculizando las pretensiones de Jesús de que Elias y había venido como precursor del enviado  y mesías definitivo. Era indispensable fortalecer la postura de los líderes del  pequeño al que Jesus lleva a un cerro muy alto, expresión de la importancia de la reunión propuesta, una especie de retiro espiritual, aprovechando con sus enseñanzas penetrar la sensibilidad imaginativa de los discípulos con descripciones que impresionando su simplicidad pudiera convertir sus palabras y enseñanzas en un elemento fortaleciente de su militancia por el reino. Quienes han recibido durante un tiempo más o menos prolongado la formación católica tradicional saben de cuántas manera se han usado métodos parecidos a estos para ilustrar las ideas y principios que se querían inculcar . Los discípulos recurrieron también completando relatos orales y enseñanzas teóricas recibidas con esta especie de “materializaciones o apariciones convincentes proyectadas desde adentro de la voluntad de los seguidores y desde fuera de las circunstancias de disponibilidad popular para aceptar sin demasiado espíritu crítico esos métodos pedagógicos.

Todo eso, con el símbolo bíblico de una voz misteriosa “del cielo” enunciando el mensaje concreto,  “Es mi hijo predilecto ¡Escúchenlo!” sintetiza  lo que esa voz y esa escenografía pretenden afirmar como enseñanza para el discipulado.   Hay alguien a quien no se debe dejar de escuchar: Jesús de Nazaret, quien no ha estado con nosotros para describirnos o prometernos un cielo, sino para impulsar a vivir en la cotidianeidad de esta tierra, construyendo con él, el reinado de Dios que es la felicidad del hombre.     Muchos cristianos de hoy excluyen del mensaje liberador de Jesús de Nazaret todo lo referido a los  asuntos terrenales que nos agitan y preocupan con problemas que nada tienen que ver con discusiones  acerca del cielo o de otra vida. Y esa actitud no tiene nada de cristiano y siempre ha sostenido por quienes no tienen ningún interés por el ser humano y su historia como lo ha tenido Dios al vivir con nosotros por Jesús de Nazaret.