Homilias DominicalesJosé Guillermo Mariani

Domingo 19 de Agosto de 2012 – 20 durante el año litúrgico (ciclo “B”) Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema (Juan 6, 51-59)

Discutían unos con otros los judíos oyentes de Jesús: ¿Cómo puede éste darnos a comer su cuerpo? Jesús les dijo: Yo les aseguro que si uds. no comen el cuerpo de este hijo de hombre y beben su sangre no tendrán vida en ustedes. El que come mi cuerpo y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo lo resucitaré en el último día. Porque mi cuerpo es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi cuerpo y bebe mi sangre vive unido a mí y yo vivo unido a él. El Padre que me ha enviado vive en mí como yo vivo en él y del mismo modo el que se alimenta de mí vivirá por mí. Hablo de pan bajado del cielo. Que no es como el maná que comieron sus antepasados y, a pesar de eso, murieron. El que come de este pan vivirá para siempre.

Jesús enseñaba estas cosas en una de las reuniones de la Sinagoga de Cafarnaún.

 

Síntesis de la homilía

En el centro de este pasaje en que Jesús repite los conceptos ya expresados como para fijarlos en la mente de sus oyentes, está la clave para descifrar el simbolismo del pan y su propiedad de comunicar la vida eterna. Advirtamos que la calificación de eterna, a pesar de ser tan usada, no tiene el significado real de eternidad, (lo que no empieza ni termina), sino el sentido de vida auténtica, verdadera, duradera (como lo explicita en el credo tradicional la palabra “perdurable”).  El texto de Juan afirma: El que come mi cuerpo y bebe mi sangre vive unido a mí y yo vivo unido a él. Y el que se alimenta de mí como yo me alimento y vivo del Padre, vivirá por mí. Se trata entonces no de una garantía, como una especie de premio por comer el cuerpo y beber la sangre (cosas bastante crudas e inaceptables en su sentido concreto y material, aunque sea bajo las especies de pan y vino) sino de una realidad que se cumple cuando los objetivos de la propia vida se identifican con los de Jesús el enviado del Padre que vive por él y desde él.  La vida y muerte de que se habla entonces, no son los acontecimientos habituales en la historia de cada uno de nosotros, que siguen dándose constantemente, ni tampoco tienen que ver con la seguridad de una vida después de la muerte. Hablan de la verdadera vida que buscada y disfrutada en la tierra como  don compartido y comulgado es presencia de la  vida de Dios y semilla de su plenitud en nosotros.

Se entiende aquí la profundidad que tiene la discusión entre los judíos participantes de la reunión de la Sinagoga de Cafarnaún. Se trata de una interiorización profunda con el mensaje nuevo proclamado por Jesús, que implica una transformación de la vida y la sociedad. Y esto los ponía en contraposición con la seguridad de que la ley mosaica era su salvación y la garantía de vida para siempre.

Nos sucede también dentro de nuestra iglesia cuando, desde cualquier nivel, pero especialmente desde las alturas de la jerarquía se presenta como si la identificación con ella y su verdad constituyeran una seguridad de premio “eterno”, desplazando o subordinando la identificación con el mensaje y la acción de Jesús de Nazaret.

Leave a Reply