Seguinos en Facebook

Búsqueda por Autores

Homilías Dominicales. Domingo 29 de marzo de 2015 – Festividad de Entrada triunfal en Jerusalén. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema (Mc.11,1-10  y pasión según Marcos)

Próximos a Jerusalén y al pie del monte de los olivos, cerca de Betfagé y Betania, Jesús envió a dos de sus discípulos diciéndoles: Vayan al pueblo que está al rente y al entrar, encontrarán un asno atado que nadie ha montado todavía. Desátenlo y tráiganmelo y si alguno les pregunta qué están haciendo

“El señor lo necesita y lo va a devolver enseguida!

Ellos fueron y encontraron el asno atado cerca de la puerta , en la calle y lo desataron. Algunos de los que estaban allí les preguntaron ¿por qué desatan ese asno”? Ellos respondieron como Jesús les había dicho y nadie los molestó. Llevaron el asno, pusieron sus mantos sobre él y Jesús montó la gente empezó a extender sus mantos sobre el camino y otros lo cubrían con ramas que cortaban en el campo. Los que iban adelante y siguiendo a Jesús gritaban : Hosanna! Bendito el que viene en nombre del Señor! Bendito el reino que ya viene, el reino de nuestro padre David! Hosanna en las alturas!

 

Síntesis de la homilía

Juan Pablo II eligió esta fiesta litúrgica como Jornada de la juventud y Benedicto XVI la confirmó y extendió en su vigencia logrando multitudinarias concentraciones en todo el mundo.  Y es que históricamente a juicio de los estudiosos, la descripción de una entrada triunfal a Jerusalén que nos trasmiten diversos relatos evangélicos tuvo poco que ver con la expresión multitudinaria y enfervorizada que nos presentan los relatos y las posteriores realizaciones artísticas. Se trató en principio de chicos y jóvenes reunidos alrededor de jesús entusiasmados con la propuesta de los discípulos de acompañar a Jesús en esa entrada en Jerusalén especialmente importante para él por ser pascua y estar colmada la ciudad de peregrinos, como también para cumplir anuncios proféticos que sostenían la confianza popular en el advenimiento de un triunfo excepcional para el pueblo elegido, sin olvidar la casi seguridad de que sus enemigos aprovecharían la oportunidad de su presencia para cumplir con sus planes eliminatorios. Lejos de volverse atrás Jesús se prestó para cumplir lo anunciado por Zacarías (9,9 ) y a eso obedecen las órdenes previas a sus discípulos.

Y a propósito, la jornada  mundial con que puede decirse que Francisco I inauguró su cargo de sumo pontífice, en Brasil, dejó un claro antecedente para el acierto de tener en cuenta especialmente a los jóvenes, en especial a una gran cantidad de ellos, no conquistados por el consumismo capitalista y las ofertas carentes de compromiso personal y comunitario, que están dando en el mundo y por suerte, también entre nosotros, un testimonio de presencia activa, transformadora  y entusiasta, personal y socialmente.

Refiriéndonos al rechazo que estos movimientos juveniles experimentan ante el juicio condenatorio  de los representantes del sistema que defiende sus privilegios, su opresión  su acaparamiento de los bienes materiales,  su cultura de exclusión, nos cabe también la reflexión sobre un detalle que añaden Lucas y Mateo a la entrada de Jesús en Jerusalén relatada por Marcos. Ante la condena de los representantes del templo que increpan a Jesús para que haga callar a los chicos y jóvenes que lo aclaman como el esperado por el pueblo, la respuesta del Maestro les hace recordar la Escritura que dice que “de los labios de los niños brotará la sabiduría” y que “si ellos callaran gritarán las piedras”.

Esto, además de una enseñanza puede significar para nosotros una actitud esperanzada frente a la proliferación de esa actitud juvenil en distintas organizaciones de nuestro tiempo y lugar.

 

 

 

 

 

Leave a Reply