Homilias DominicalesJosé Guillermo Mariani

Homilías Dominicales – Domingo 9 de septiembre de 2012 – 22 del año litúrgico (ciclo”B”) Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema

(Mc.7, 31-37) Jesús partiendo de Tiro y Sidón atraviesa el mar de galilea y penetra en la Decápolis. Le presentan entonces a un sordomudo y le piden que le imponga las manos. Jesús lo separa de la multitud y aparte de todos pone sus dedos en las orejas y con su saliva toca la lengua diciendo, al levantar los ojos al cielo “Efeta” que significa “ábrete”.Enseguida se abrieron sus oídos y se le soltó la lengua y comenzó a hablar normalmente. Jesús insistió en que no dijeran nada a nadie, pero cuanto ,ás insistía la gente más proclamaba “todo lo hace bien, hace oír a los sordos y hablar a los mudos”

 

Síntesis de la homilía

hay en el relato un ficción geográfica que delata el sentido simbólico que se desprende de este pasaje de Marcos. Se supone que se cruza el mar de Galilea cuando Jesús va a Decápolis que está del mismo lado que Tiro y Sidón y es un conjunto de poblaciones con habitantes paganos. Pasando de las primeras poblaciones, en cuyo ámbito ha curado a la hija de la mujer sirofenicia, Jesús recorre el  territorio más amplio de las diez ciudades. Atravesar el mar tiene todo el sentido de colocarlo como el espacio símbolo del encuentro universal. Se acentúa la universalidad del mensaje que él proclama. La apertura mostrada para escuchar el reclamo de la mujer afligida , se completa  ahora con la actitud de remediar la sordera y tartamudez, con un gesto que repetirá más adelante con un ciego.

El paganismo es para Marcos el espacio de los ciegos y los sordos, no porque no quieren  ver ni oír como los judíos, sino porque han sido privados desde sus culturas, de la posibilidad de abrirse al mensaje de Yahvé.Los gestos de Jesús en las dos curaciones se asemejan: apartar al enfermo del bullicio, imposición de manos y uso de saliva para tocar la lengua y los ojos enfermos.

Es el gesto del aliento creador. Aquí se está realizando una nueva creación. La posibilidad abierta ya por el amor universal de Dios a los que no podían ver ni oir al enviado de Dios y su mensaje.

La admiración se expresa en un ansia de comunicar a todos, lo que favorece a todos. De modo que la gente no hace caso a la insistencia de Jesús de mantener los hechos en secreto. Y la expresión conclusiva es que “todo lo hace bien. Hace oir a los sordos y ver a los ciegos” Una actitud muy distinta de la de quienes viendo señales parecidas, se preguntan, con sospecha de que esté poseído del demonio, de dónde le vienen estas cosas. Es cierto también para nosotros que con frecuencia el bullicio a nuestro alrededor nos impide escuchar, escucharnos y descubrir el mensaje del espíritu de Dios.

Lo crucial es, en realidad, cómo ese mensaje se nos manifiesta. La renovación carismática apunta a que el mensaje se manifiesta por expresiones de lenguas extrañas o reacciones extraordinarias en la salud, o en éxtasis o desmayos místicos. Todo esto ha tenido en la historia del cristianismo abundantes manifestaciones que casi han fijado como una tradición católica, los milagros, apariciones  de personajes sagrados o hechos fuera de lo común (milagros)  como seguros mensajes y acciones divinas. El Concilio Vaticano II con la originalidad del pontífice convocante, descolocó de ese espacio la expresión del espíritu divino, para colocarlo en los signos de los tiempos. Es decir, en aquello que se va produciendo en la historia de la humanidad y produce, a la vez que el dinamismo constante para la comunidad de seguidores de Jesús, la orientación del compromiso para analizar esos signos y compaginarlos con el espíritu del evangelio por la acción personal y comunitaria. Se trata de algo no dado con anticipación. De un trabajo de discernimiento comunitario, de un dejarse penetrar por las características y las necesidad de la realidad. A lo cual muchas veces,  hay que confesarlo, le tenemos mucho miedo los cristianos.

Leave a Reply