Seguinos en Facebook

Búsqueda por Autores

Domingo 28 de abril de 2013 – 5to. de Pascua del ciclo “C”. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema (Juan 13,31-35)

Una vez que Judas salió del lugar de la Cena,  Jesús  dijo. Ahora el hijo del hombre ha sido glorificado y Dios ha sido glorificado en él. Si Dios ha sido glorificado en él, también lo glorificará en sí mismo y lo hará muy pronto.

Hijos míos, ya no estaré  mucho tiempo con ustedes. Les doy un mandamiento nuevo: ámense entre ustedes. Así como yo los he amado ámense entre ustedes. En esto reconocerán que son discípulos míos: en el amor que se tengan entre ustedes.

 

Síntesis de la homilía

Alguna información había llegado a Jesús además de su propio análisis de la situación que se iba creando a su alrededor, para sospechar de los manejos de Judas para entregarlo a los judíos. Así, después de la calidez misteriosa de la cena pascual compartida con los íntimos, él determina que ha comenzado el proceso de su propia glorificación con la de la voluntad del Padre.

Se está refiriendo a la entrega de su vida en la seguridad de que el objetivo de cumplir con lo que Dios quiere, habiendo establecido los principios y el testimonio de un reinado de amor, ya está conseguido.

Aprovecha entonces en ese contexto al mismo tiempo de cariño y dolor, para dictar su testamento breve y claro: “ámense entre ustedes. Como yo los amé”

A través de la historia, muchos hombres y mujeres han hecho de esa consigna el eje de su vida. Algunos hasta entregarla literalmente. Otros donándola cada día en la práctica de servicio y solidaridad. Unos con la valentía del desafío frente a los enemigos del reinado de la voluntad del Padre de todos, otros con el silencio testimonial de una prática constante en beneficio de los más desheredados y olvidados.

Quizás, aunque esos testimonios que no son exactamente los de los santos canonizados y elevados oficialmente al honor de los altares, sino los de muchos que mezclándose a la realidad ambigua del mundo hicieron su camino entre aceptaciones y rechazos y hasta en muchas oportunidades in comprendidos por aquellos mismo a quienes beneficiaron, quizás, digo, esas vidas nos parecen de perfección inalcanzable.

Si el juicio queda reservado al testigo permanente e insobornable que es el Padre de todos, eso no tiene que preocuparnos. Hasta lo más pequeño (un vaso de agua dando de beber al sediento) es valioso en la construcción del reinado de Dios.

El pesimismo que tantas veces nos acecha cuando echando una mirada a la historia concreta llegamos a constatar la lentitud y mezquindad de la evolución hacia un mundo más justo equitativo y feliz, es normal que nos aplaste el desaliento. Pero no hay que dejar que se pierdan en nuestra apreciación los gestos heroicos y luminosos brindados por tantos que nos rodean, que son semillas, que pueden morir, pero siempre desde los surcos perdidos  alcanzan fecundidad.

Leave a Reply