Homilias DominicalesJosé Guillermo Mariani

Homilías Dominicales – Domingo 15 de Abril de 2012 – 2do. de Pascua en el ciclo “B”. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema (Ju.20,19-31)

Los discípulos están reunidos a puertas cerradas por miedo a los judíos. Se hizo presente Jesús y les dijo “tengan paz” mientras les mostraba sus manos y su costado. Les repitió “tengan paz”, como el Padre me envío yo los envío a ustedes- Y al decirles esto, sopló sobre ellos diciendo “reciban el espíritu santo. Aquellos a quienes ustedes perdonen los pecados los tendrán perdonados, pero si se los retienen quedarán retenidos. Tomás apodado el Mellizo no estaba allí. Cuando los otros le contaban que habían visto al Señor, el dijo: “si yo no veo en sus manos la marca de los clavos y meto mi dedo en el hueco de los clavos y mi mano en su costado, no les voy a creer”

A los ocho día estaban de nuevo reunidos los discípulos con las puertas cerradas y Jesús se presentó de nuevo diciéndoles “tengan paz” Y luego dijo a Tomás “Mira mis manos, toca mis heridas, extiende tu mano y palpa mi costado y en adelante no seas tan incrédulo y confía más. Contestó Tomás ¡Señor mío y Dios mío! Le dijo Jesús: Has creído porque me viste, son mucho más felices los que no necesitan ver para confiar.

Jesús hizo muchas otras señales que no están escritas en este relato. Pero las escritas lo están para que ustedes crean que Jesús es el mesías, el hijo de Dios y creyendo puedan vivir con él.

 

Síntesis de la homilía

El miedo es el clima del grupo de discípulos, después de la ejecución de Jesús por el poder judío aliado con el Imperio romano. La insistencia de Juan se pone en que las puertas estaban bien cerradas. Tenían mucho miedo. Las afirmaciones de Jesús acerca de que no los iba a dejar solos e iba a estar con ellos hasta el final, pasaban seguramente, como relámpagos por su mente y sus recuerdos- Y la expectativa común se cumple con la figura de Jesús entre ellos. La presencia tranquilizadora. Tengan paz. Y una vez tranquilizados, aparece la fuerte vinculación con ellos, a pesar de su muerte. Yo los envío como mi Padre me envió. Los eligió para cumplir una misión, un envío del Padre. Una realización de la voluntad de Dios. Y para eso, para que pudieran seguir remediando males y despertando esperanzas sopla sobre ellos con el soplo del viento de Dios, del impulso amoroso del Padre.

El grupo ha quedado satisfecho y tranquilo. Llega Tomás y se apresuran a comunicar su experiencia. Hay que tener en cuenta que el evangelio de Juan está escrito a fines del siglo primero. La comunidad tiene sus dudas y sus miedos ante las persecuciones de toda índole. Tomás es el símbolo de ese miedo que, en el fondo es falta de confianza en

Jesús, su mensaje y su historia. Y la expresión usada por m el evangelista es muy cruda en su franqueza. Si no veo, toco y palpo, yo no pienso creer lo que ustedes me dicen.

Aquí aparece la falta de confianza en la comunidad, en el grupo de sus compañeros testigos de una misma experiencia. Y la respuesta armada por el evangelista es igualmente impactante. Invita a mirar, tocar y palpar. Jesús hombre, cuerpo, inmolado por defender la dignidad del cuerpo y del hombre, está allí, enviándolos y reprochando su falta de confianza no sólo en él mismo sino en sus compañeros. “No seas tan desconfiado. Vas a ser mucho más feliz si procuras mantener tu confianza en mí y en los demás”

Es la gran lección. El  miedo y la desconfianza no hace bien a nadie. Tenemos que ayudarnos a recuperar la confianza.

Leave a Reply