Homilias DominicalesJosé Guillermo Mariani

Domingo 21 de abril de 2013 – 4to. de pascua del ciclo “C”. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema (Juan 10,27-30)

Decía Jesús: Mis ovejas escuchan mi voz. Yo la conozco y ellas me siguen. Yo les doy la vida eterna, ellas no morirán jamás y nadie las arrebatará de mi mano. El Padre que me kas dio, es superior a todos y nadie puede arrebatar nada de la mano de mi Padre. El Padre y yo somos una misma cosa.

 

Síntesis de la homilía

El clima en que se sitúa el relato de Juan es un enfrentamiento de Jesús con las autoridades del Templo que quieren apedrearlo como blasfemo. Enfrentamiento que también vivían las comunidades de fines del siglo primero con los gnósticos que negaban la corporeidad de Cristo porque una “emanación de Dios” no podía ser sino espíritu como ellos sostenían, buscando crecer en el conocimiento para liberarse  (con influencia de la filosofía platónica) y redimirse de todo lo material.

Se comprende entonces la drasticidad de estas afirmaciones de Jesús, que suenan como mazazos en una polémica.

Yo conozco a mis ovejas, ellas escuchan mi voz y me siguen. El conocimiento es mutuo

y compromete. A las ovejas con el seguimiento y al pastor con la ofrenda de su vida. Esa vida corporal que trascendiendo todo lo material se ofrenda para que las ovejas no le sean arrebatadas al Padre que es su definitivo pastor.

El trozo concluye con una afirmación atrevida y polémica. El Padre y yo somos la misma cosa. Esta identificación con el Padre puede entenderse como una disponibilidad absoluta para cumplir la misión encomendada por el Padre. Pero la interpretación de sus adversarios la eleva a la categoría de blasfemia porque afirman que quiere igualarse a Dios, al Padre.

El razonamiento teológico posterior hizo también una interpretación semejante, deduciendo de esta frase un argumento para afirmar la Trinidad que tardó mucho tiempo para quedar establecida como verdad revelada y presentación basada en la filosofía aristotélica.

Lo que Jesús asegura es que su misión es revelar el amor del Padre, conduciendo y defendiendo a las ovejas que muchos quieren arrebatarle. Y que, en eso, no tiene ninguna duda de que está identificándose con la voluntad de Dios.

El conocimiento, desfigurado por los gnósticos, está también de un modo distinto desfigurado por nosotros. En primer lugar porque no ponemos mucho interés en apropiarnos de la figura y el mensaje de Jesús presentado por el Nuevo  testamento. De conocerlo y escucharlo.

Fruto de esa negligencia es una interpretación absolutamente literal de la Biblia, pasando absolutamente por alto la adaptación a nuestro lenguaje, nuestra concepción de la historia, nuestra limitación para usar y valorar lo simbólico, nuestra mezquindad para establecer nuestro compromiso vivencial.

Y en segundo lugar porque la característica del “seguimiento” indicada por Jesús carga con una fuerza afectiva liberadora de la que muchas veces nos marginamos prefiriendo una cantidad de sumisiones en vez de madurar nuestro espíritu crítico para valorar cualquier oferta que aparece en nuestro camino. Allí es donde aparecen los “ladrones y engañadores” a los que hace referencia la continuidad del capítulo 10 del evangelio de Juan.

Leave a Reply