Seguinos en Facebook

Búsqueda por Autores

“Firmes y adelante”: evangélicos al borde del sinsentido. Por P. Daniel Bruno

DANIEL BRUNO explica cómo el himno que históricamente acompañó el compromiso y testimonio social, apareció en los ùltimos días “encabezando un comunicado que echa por tierra toda la rica historia comprometida de los evangélicos que lucharon por las libertades civiles en Argentina”.

“Todo cristiano, todo hombre amante de las libertades de su país debe cooperar con las esfuerzos de un gobierno que sabe desafiar los poderes ocultos que todavía pretenden ahogar las libertades de los pueblo en el nombre de Dios.” (Estandarte Evangélico, Agosto 1883)

El único templo metodista de aquel tiempo vibraba al son del himno “Firmes y adelante”, en 1887 la gente emocionada lo cantaba celebrando una conquista, se había sancionado la ley por la cual los evangélicos habían luchado por años, el matrimonio civil era un derecho para todos aquellos que querían casarse y no pertenecían a la iglesia católica, un derecho de la sociedad civil. Los evangélicos lo venían promoviendo desde 1883:

“Los ánimos de las masas están preparadas para introducir cualquier mejora en pro del ideal a que aspiran, sintetizado en el lema “Derecho común”. El matrimonio civil, es hoy una necesidad proclamada por todos los ciudadanos, en vano trabajan los oscurantistas agitando el espíritu de las masas preparándolas a una lucha sin cuartel….porque el dominio de la fuerza culmina donde empieza el dominio de la conciencia…” (El Estandarte Evangélico Julio 1883)

Ya era un hecho, a pesar de la durísima resistencia que ejerció la iglesia católica y sus aliados en el Congreso Nacional, a pesar de las amenazas y predicciones apocalípticas, el campo evangélico sabía que fue una conquista del Estado laico que ellos mismos propiciaban desde los púlpitos desde mucho tiempo antes. Porque en realidad la ley de Matrimonio civil había sido la última conquista de una larga serie de avances de “libertades de conciencia” que los gobiernos liberales venían transformando en leyes desde 1884 y los evangélicos no dudaban en apoyar con fuerza:

“El lunes pasado ha sido un día glorioso, por 48 votos contra 10 fue aprobado el proyecto de enseñanza laica (ley 1420), que como nuestros lectores saben ha dado mucha tela para cortar durante este año, de nada valieron los mil artilugios de que se valieron para reprobar el proyecto, que desde hace un año permanecía archivado. Gracias a Dios la ultima dificultad con que había que luchar para declarar ley el proyecto de Enseñanza Laica ”fue vencida el jueves… fue el triunfo del progresismo, la democracia , fue la victoria de las libertades sobre los sofismas y absurdos ultramontanos… Es la victoria del Evangelio de libertad” (EEE 28 de Junio 1884)

Con cada paso que la sociedad civil lograba: registro civil, ley de cementerios públicos, educación laica, matrimonio civil, los evangélicos respondían cantando “Firmes y adelante”, como una marcha que lograba emocionar hasta las fibras más íntimas y que a pesar del sentido belicoso que sin duda tenía en su idioma original, los evangélicos argentinos habían sabido transformarla en una marcha de compromiso del evangelio con las libertades civiles.

Ya en el siglo veinte volvió a encenderse la llama laicista en los templos evangélicos y “Firmes y adelante” volvió también a sonar en el marco de la así llamada “Laica o Libre” en la defensa que los evangélicos junto a otros sectores progresistas de la sociedad hacían de las universidades públicas y contra la ley que Frondizi había promulgado en 1957 cediendo a la iglesia católica la potestad de crear universidades propias.

Pero a mediados del siglo veinte, aquel himno dejó de escucharse abiertamente, más bien comenzó a acompañar el paulatino retiro de los evangélicos del ámbito público hacia el intimismo espiritualista y las aisladas autojustificaciones doctrinales.

Así, “Firmes y adelante” no se escuchó vibrar, salvo en muy contadas iglesias, contra la dictadura de Onganía y sus sucesores, cuya inspiración integrista fue atentando contra cada uno de los logros civiles del siglo anterior. Tampoco se escuchó, salvo otra vez, honrosas excepciones, contra la dictadura de Videla y sus sucesores, la dictadura más sangrienta y violatoria de todos los derechos civiles y humanos que el país haya conocido. Tampoco se escuchó, ya recuperada la democracia para celebrar una ley que venía a dar un marco regulatorio y de derecho a las parejas que por distintos motivos debían cortar su vínculo matrimonial, a pesar que los evangélicos del siglo anterior, exactamente cien años antes, sí lo habían hecho a favor del divorcio de esta manera:

“No es en nombre de Cristo que la legislación martiriza y ata al yugo de la deshonra a no pocos matrimonios. Esta es una legislación necia contraria al buen sentido, a la Palabra de Dios y a los intereses de la Nación.

En el nombre de Cristo, en el nombre de la moral, y en el nombre de de multitud de criaturas inocentes e indefensas pedimos el divorcio absoluto, la posibilidad de anulación absoluta del lazo matrimonial por causas justificadas.” (EEE, Marzo 1884)

Sin embargo, cien años después de este valiente anticipatorio pronunciamiento, cuando la ley de divorcio vincular finalmente fue promulgada en 1985 paradójicamente el himno “Firmes y adelante” no se escuchó para celebrar la ley, permaneció encerrado en los templos y ciertamente no volvió a sonar públicamente en defensa de los derechos civiles y humanos durante toda la segunda mitad el siglo veinte.

“¿De los ya gloriosos, marchamos en pos…?”

Sorpresivamente la semana pasada el himno reapareció en el ámbito público, pero esta vez lo hizo en un contexto particularmente cambiado. Reapareció como encabezamiento de un comunicado de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina que llama a: “tomar autoridad espiritual sobre autoridades, principados y potestades que operan en las regiones celestes, en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo…”

El comunicado, sintetiza el pensamiento de un novedoso integrismo evangélico que se opuso, en estrecha alianza con la jerarquía católica, a la sanción del matrimonio igualitario, y ahora propone: “dar la voz profética y sentar las bases de los valores cristianos que emergen de la Biblia, la Palabra de Dios.”

Ciertamente es curiosa la mención de la labor profética de la iglesia. Es sabido que la tarea profética fue encarnada por Jesús oponiéndose al poder centralizado del Templo de Jerusalén y sus sacerdotes. La tarea de los profetas a lo largo de la historia siempre fue realizada desde el no poder, desde el clamor de las minorías pisoteadas por los imperios religiosos, contra el uso del nombre de Dios para justificar estructuras injustas y teocráticas. Los profetas han sido la voz de los marginados. No los defensores de la moral occidental y “cristiana”.

¿Qué palabra profética se puede esperar cuando emana de un ethos compartido con el Gran Templo? ¿Cómo puede evitarse interpretar esas voces como voz de los falsos profetas, cuando vienen fundidas con las voces del Opus Dei y de la teología de la represión que ayudó a calmar conciencias sobre el baño de sangre que “redimía” a la Argentina.?

Triste final de recorrido para el himno “Firmes y adelante”, el terminar como mascarón de proa de la represión “evangélica”, terminar así, encabezando un comunicado que echa por tierra toda la rica historia comprometida de los evangélicos que lucharon por las libertades civiles en Argentina.

Sin duda todo este proceso abierto en torno a la ley de matrimonio igualitario, el rol que en este proceso han jugado los sectores integristas tanto católicos como “evangélicos” y, como remate el comunicado de marras, todo ello es una invitación para abrir una seria reflexión sobre lo que significa en el contexto actual ser evangélico en argentina.

Se torna muy difícil interpretar el concepto “evangélico” cuando refiere a cosmovisiones diametralmente opuestas a aquellas que lo definieron históricamente en el país. La polisemia de un término tiene un límite y este está dado por las condiciones históricas de su producción. Si se pretende vaciar impunemente el concepto de su carga histórica recargándolo con su antítesis conceptual, estaremos siendo testigos impávidos de su destrucción. Quedará como residuo, una palabra sin anclaje histórico, sin memoria conceptual, sin identidad. Un triste, solitario final para la experiencia histórica evangélica y sus luchas por la construcción de ciudadanía.

P. Daniel Bruno

Fuente Iglesia Metodista Argentina

Leave a Reply