Seguinos en Facebook

Búsqueda por Autores

Homilías Dominicales. Domingo 7 de julio de 2013 – 14 del año litúrgico (ciclo”C”) Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema (lc. 10,1-9)

Jesús elige además de los 12, a otros setenta y dos discípulos, enviándolos de dos en dos, para que le preparen el camino por donde va a pasar, Les dice: la cosecha es abundante pero los obreros pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe más trabajadores para la cosecha. Uds. vayan! Como corderos en medio de lobos. No lleven dinero, ni provisiones, ni calzado y por el camino no se detengan a conversar con nadie. Cuando lleguen a una casa digan “que la paz descienda sobre esta casa” Si hay alguien dispuesto a recibirla la paz lo inundará, de lo contrario volverá a ustedes. Permanezcan en la misma casa comiendo y bebiendo lo que les den porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa. En las ciudades donde vayan y sean recibidos, coman de lo que les sirvan, curen a los enfermos y digan a la gente

“El reino de Dios está cerca de ustedes”.

Síntesis de la homilía

El anuncio de la buena noticia iba avanzando y conquistando gente y la impaciencia de Jesús consciente de la vigilanc9a con que lo seguían y acechaban las autoridades imperiales y religiosas, tiene prisa por abarcar para su Padre los frutos de la cosecha . Basado en el simbolismo de las 12 tribus ha elegido a los doce apóstoles. Ahora ante la necesidad de más brazos para cosechar, y con alusión a los 70 ancianos que ayudaban a  Moisés y se prolongaron en el Sanhedrin (una especie de senado de Israel) elige setenta y dos para enviarlos a preparar su llegada a los diversos pueblos que piensa recorrer. Son seguramente los encargados de trasmitirle la situación y disponibilidad de la gente para recibir el reino que proclama e instaura Jesús. Van de dos en dos. Son muchos los estudiosos de la biblia que descubren aquí lo que normalmente se oculta, que se trata de parejas (varón mujer) como era absolutamente  normal en Israel donde  muy raras veces se veía a dos varones haciendo largos caminos. A esto da pie la cita de Pablo en 1ra.Cor. en que alude al derecho de llevar consigo en sus viajes a una mujer hermana (9,5). Desde luego que esta circunstancia aparentemente descuidada u oculta por una visión prejuiciosa, hace mucho más inteligible lo de ser enviados de dos en dos y el número par de los discípulos (contra el 71 del Sanhedrín judío). No es menos importante la advertencia centra: corderos entre lobos. Se trata de un mensaje profundamente revolucionario y suscitará naturalmente rechazo y persecuciones, Saberlo y tenerlo en cuenta distará para cada pareja un modo de proceder que se describe en la alternativa de ser o no admitidos en cada lugar. Siempre, sin embargo, llevarán primero un deseo de bendición, salud y paz. Y si no hay disposición para aceptar esa paz, deberán dejar que regrese a ellos, sin provocar la ira que a Santiago y Juan les provocara el rechazo de los samaritanos.

Junto con las advertencias normales para una subsistencia austera recibiendo la acogida de la gente y el no detenerse a hacer comentarios al margen del anuncio del reino, Jesús inicia ese camino de evangelización que compete a quienes  se comprometan en su seguimiento.

Conciencia de persecución, no por la falta de testimonio , las hipocresías, o abusos, sino por defender la verdad, la dignidad de cada hombre y sus derechos esenciales. Normalidad en relaciones humanas para que ni las represiones ni las agresiones alteren el mensaje de paz y de justicia.  Respeto a la libertad para aceptar o rechazar un mensaje aunque a nosotros nos parezca beneficioso y recto. Cualquier violación de estas normas, desnaturaliza la evangelización, por más que esté rodeada de solemnidades o apariencias.

Leave a Reply