Homilias DominicalesJosé Guillermo Mariani

Homilías Dominicales – PASCUA – Sábado 19 de Abril 2014. Por Guillermo “Quito” Mariani

PASCUA (ciclo “A”)

Tema Mateo (28,1-10)

Pasado el sábado, al amanecer del primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a visitar el sepulcro. De pronto se produjo un gran temblor de tierra. El ángel del Señor bajó del cielo, hizo rodar la piedra del sepulcro y se sentó sobre ella. Su aspecto era como el de un relámpago y sus vestiduras eran blancas como la nieve. Al verlo los guardias temblaron de espanto y quedaron como muertos. El ángel dijo a las mujeres: “No teman. Yo sé que buscan a Jesús, el crucificado. No está aquí porque resucitó como él mismo lo había dicho. Vengan a ver el lugar donde estaba y vayan enseguida a decir a sus discípulos. “Ha resucitado e irá delante de ustedes a Galilea en don lo verán. Ya las he prevenido.” Entonces las mujeres aterrorizadas pero llenas de alegría se alejaron rápidamente del sepulcro y fueron a dar la noticia a los discípulos. Jesús salió a su encuentro y las saludó diciendo “alégrense” Ellas se acercaron y postrándose delante de él abrazaron sus pies. Entonces Jesús les dijo: No teman. Avisen a mis hermanos que vayan a Galilea y allí me verán.

 

Síntesis de la homilía

PASCUA!  Un acontecimiento central en la historia del pueblo judío y en la del cristianismo. Central para la humanidad entera porque revela su sentido más profundo.

No voy a hacer una homilía. El texto de Mateo es la creación  en imágenes de una situación de los discípulos que, a pesar de la decepción que dejó en ellos la pasión del Maestro, mantienen su confianza de su `permanencia junto a ellos, en lo que él mismo calificó como “resurrección” en el sentido de “triunfo de la vida entregada”

 

Voy a  utilizar una letra con sentido pascual de uno de los cantos de la cripta que organicé como poema hace ya mucho tiempo. Su título es “El Amigo Esperanza”

 

Ayer murió un amigo de los que dan la vida por el otro

Jesús había dicho “no hay mayor amor que dar la vida por sus amigos”, y a través de la historia hubo hombres y mujeres que dieron este sentido a su vida: ofrecerla por sus amigos. O en sustitución de sus personas o en entrega generosa para salvar su dignidad y sus derechos.

De los que al irse quedan, como queda la brasa en el rescoldo

Un “quedarse espiritual, interior”   tan fuerte e influyente como una presencia, con lo mejor de su vida. Como brasa encendida bajo las cenizas de la ausencia física, que con sólo acercarle un papelito vuelve a ser llama-

 

Manantial escondido, luz envuelta en la noche de la espera, semilla pisoteada, seno fecundo de inquietud materna

Como tantos manantiales perdidos en nuestras sierras, como  el sol esperando librarse de la noche, como la semilla enterrada y sufriente, como el vientre en el tiempo de espera de la gestación. El sepulcro: manantial, noche, semilla enterrada, vientre en gestación.

Hoy, el agua ha saltado, la noche ha vuelto a hacerse madrugada, la semilla ya es brote, de las cenizas resurgió la llama

Un día el manantial  rompe la tierra. La noche es vencida por el amanecer, la semilla se convierte en planta, la brasa vuelve a ser llama Sucede todos los días. Lo vemos suceder y no nos admiramos. Resurge con una realidad nueva lo que fue y pareció dejar de ser.

 

Cristo ha resucitado! Un sepulcro vacío es la sospecha de la incrédula historia

Un sepulcro vacío es un pobre e insuficiente argumento para hablar de resurrección. Y la historia con visión a la vez de sentido común y crítica, se niega a admitir la resurrección corporal. Ni es argumento suficiente la multiplicidad de visiones de los discípulos que con muchas diferencias en las descripciones tratan de asegurar una presencia física cargada de misterio.

Y un mundo lleno de él, es la evidencia!

Éste es el verdadero argumento. Su presencia, una nueva presencia, llena el mundo. Iluminándolo con una esperanza que da sentido y ponderación a la vida de cada ser humano con la evocación de la vigencia de los valores del amor y la fraternidad que abarcan plenamente su dimensión en la creación. Una presencia que inquieta, que exige,

que alienta y has molesta hasta la indignación a quienes pisotean los valores humanos abarcados por el amor y la fraternidad.

 

El pan que se comparte, el amor que se da sin diferencias, el llanto y la pobreza,

revelan en misterio su presencia

La inclusión social que rechaza las múltiples marginaciones, la igualización de derechos y oportunidades, que se encaminan constantemente a remediar el llanto y la pobreza son para quienes quieren ver escuchar y mejorar la realidad, el modo de vivir el testimonio de esa presencia.

 

Su voz ya no se calla, mientras haya opresión y sufrimiento, aunque el poder y el miedo tramen conjuras por lograr silencio

Las voces que hacen escuchar los derechos de los que no tienen voz, la de los que denuncian las injusticias y opresiones y son por eso perseguidos y condenados, la de los que resisten desde la paz y la energía que destapa hipocresías. Son la voz resucitada del Jesús arrojando a los mercaderes, calificando a los fariseos como raza de víboras y sepulcros blanqueados, proclamando la dignidad de los que luchan por la justicia.

 

PASCUA ES UN GRITO INMENSO QUE TRASPASA LA HISTORIA DE ESPERANZA

EL HOMBRE NO ES SILENCIO! LA MUERTE HA SUCUMBIDO A LA PALABRA!

Éste es el sentido de la Pascua: un grito de esperanza traspasando la historia, al afirmar

Que el hombre no es en definitiva el silencio de la muerte. Que la palabra, la comunicación con la humanidad y el origen de todo sigue siendo la palabra triunfadora!

Leave a Reply