Homilias DominicalesJosé Guillermo Mariani

Homilías Dominicales. Domingo 8 de Julio de 2018. 14 durante el año litúrgico. Por Guillermo “Quito” Mariani

Tema (Marcos 6,1-6)

UN DÍA Jesús se dirigió a su pueblo acompañado por sus discípulos. Cuando llegó el sábado fue a enseñar a la Sinagoga y la multitud que lo oía estaba asombrada y decía: ¿De donde saca todo esto? ¿De donde saca esta sabiduría y este poder de hacer cosas maravillosas? ¿No es acaso el carpintero el hijo de María, hermano de Santiago, José , de Judas y Simón? ¿Y sus hermanas no viven aquí entre nosotros? Y Jesús  era para ellos motivo de escándalo. Entonces les dijo :Un profeta es despreciado solamente en su pueblo , en su familia y en su casa. Y no pudo hacer allí ningún milagro, fuera de curar algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y se asombraba de su falta de fe. Jesús recorría las poblaciones de los alrededores enseñando a la gente.

Síntesis de la homilía

Este pasaje de Marcos indica claramente la firmeza de Jesús en llevar adelante su proyecto que es el proyecto del Padre. Llevar a su pueblo Nazaret envuelto en las tradiciones de los mayores no resulta como era posible esperar, encontrarse con una calurosa acogida. Va a donde sus parientes. Lleva a sus discípulos para que los conozcan y darle a conocer su tierra natal. El resultado no es bueno. Produce escándalo. Por una parte los celos alimentados entre los parientes dada la fama que ha llegado a sus oídos y no los considera a ellos tan importantes como a los discípulos, encargados de la transmisión de su mensaje y enseñanzas. Las características de pueblo chico que hacen correr rápidamente las noticias y pronto añaden detalles sospechosos hacen de esta  visita de Jesús que podía estar cargada de afecto, un ambiente de rechazo que copia la situación de enfrentamiento  de los fariseos con Jesús. Para explicarse su sabiduría y las buenas obras que produce, acuden a la influencia de espíritu del mal, de modo que con absoluta sinceridad Marcos afirma que no pudo hacer ningún milagro y es que sin la colaboración del beneficiario no puede establecerse una comunicación que favorezca esos hechos gratos y maravillosos que llamamos ”milagros”. La misma sinceridad del evangelista se repite en la enumeración de los miembros de la familia de Jesús ya que, con los nombres de los varones y la cita de las mujeres aparecen los hermanos de Jesús, afirmando claramente que se trata de una familia fecunda, la integrada por >María y José. La serenidad de Jesús excusa la recepción y el rechazo de su gente naturalmente más próxima por los vínculos de sangre, amistad y recuerdos, y por eso no deja de escuchar y curar  a quienes con distinta conducta y pensamientos se acercan a él para que les imponga las manos.            En realidad el trozo de Marcos deja una serie de  detalles que marcan las limitaciones humanas que muchas veces no tengamos conciencia  de lo que arruinamos nuestras relaciones con las mezquinas expresiones de egoísmos que no vigilamos en nosotros y nos alejan de los beneficios de la convivencia que aunque pasen inadvertidos son la verdadera raíz de asociaciones y vínculos entre diversas situaciones que  producen ventajas mayores e importantes socialmente.

Leave a Reply