Seguinos en Facebook

Búsqueda por Autores

Domingo 11 de Julio de 2010 – 15 durante el año litúrgico (ciclo “C”)

Tema: (Lc.10,25-37)

Un doctor de la Ley hace una pregunta ¿qué debo hacer para alcanzar la vida eterna? Jesús lo interroga sobre el texto de la ley. La respuesta del escriba abarca dos preceptos: el amor a Dios sobre todo y al prójimo como a sí mismo. Jesús le dice entonces que ya que lo sabe, lo transforme en vida. Luego para solucionar la cuestión de quién es el prójimo recurre a una parábola. Un hombre es asaltado y dejado en el camino lleno de heridas mientras bajaba de Jerusalén a Jericó. Un sacerdote y un levita pasan por allí sin detenerse. Pero un samaritano se detiene y lo cura y transporta hacia un lugar seguro encargándose de todos los gastos. Al responder el escriba que “prójimo” es el que tuvo compasión, Jesús repite su consigna “véte y haz lo mismo”.

Síntesis de la homilía

Es muy fuerte la conciencia legalista del escriba que en su pregunta supone que la vida eterna se adquiere haciendo algo. No que el Amor no necesita que lo obsequiemos para premiarnos. La respuesta de Jesús, ante el conocimiento de la ley que tiene su interlocutor, aprovecha para señalar que todo es cuestión de amor, preparando así su proclamación del único mandamiento.

Esto mismo se explicita en la parábola a que recurre Jesús Todo lo que es el culto, la adoración de Dios, la reivindicación como suprema autoridad que establece una ley, es la religión que se vive en Israel sostenida e impuesta por las autoridades del templo. Sin embargo, el verdadero culto a Dios se concretiza en la relación con el hombre y particularmente con el necesitado, el golpeado, el oprimido, el nadie. Esto es lo que muestra el samaritano, un hombre sin preocupación religiosa porque de otro modo no se habría detenido a auxiliar a un judío su rival. Aquí aparece muy claro todo el obstáculo que pueden significar las religiones o lo religioso como lo entendemos habitualmente, para estar en relación con el Dios de Jesús. El sacerdote y el levita tienen deberes muy concretos que cumplir con relación al Dios en cuyo honor se ha erigido el fastuoso templo. Y esto es más importante que cualquier otra cosa, que cualquier requerimiento de otra índole. Y así pasan de largo, apurados para ir a cumplir con su deber. Y de este modo, a pesar de que su intención es cumplir con el mandamiento señalado como el mayor por el escriba “amar a Dios con todo”, se alejan de Dios, porque esa realidad inaccesible para el ser humano no se muestra y revela sino por el hombre y en el hombre a quien Dios asumió en Jesús como la revelación completa de cómo ha de ser nuestra relación con El. Jesús de Nazaret es para nosotros un hombre, viviendo la plenitud de la humanidad. Un hombre que excluyó de su persona todo lo antihumano. Así es la presencia de Dios. Y por eso, siendo absolutamente igual a todos nosotros, es la manifestación, la presencia, la representación de Dios entre nosotros. Pero no es él solo, sino que la identificación con nosotros hace que su persona humana contagie la humanidad de todos nosotros, cuando tratamos precisamente de desterrar de nuestra conducta todo lo inhumano.

Todas la preguntas y dificultades que presenta la pretensión de describir o descubrir a Dios, se desmoronan ante esta propuesta: Jesús es el mediador, la revelación. Y no lo es por sus palabras, o al menos no sólo por sus palabras sino por su conducta, por su proceder en todas las circunstancias que le tocó vivir.

Lo religioso en la historia de la humanidad ha sido ocasión de rivalidades, descalificaciones y hasta guerras. Y en ese sentido no es ni puede ser de Dios, del Dios Amor presentado por Jesús. El samaritano atiende únicamente a lo humano, a la necesidad del hombre tirado en el camino y él está por eso más cerca de la verdad y la revelación de Dios.

Cuando llevada por la altura de la especulación la iglesia puso toda su atención en las formulaciones dogmáticas, sin quererlo, ensombreció la revelación fundamental del evangelio que se sintetiza en la radical afirmación de Juan, que se aleja de la del escriba que interrogó a Jesús. La única definición de Dios en el nuevo testamento, le pertenece:

Dios es amor. Y la consecuencia inmediata es que no vivir en el amor, que sólo nos es posible orientar hacia el ser humano, es alejarse de Dios. Y por ese motivo quien cree que ama a Dios y no ama al hermano se está engañando a sí mismo (es mentiroso, dice el texto).

Buscando coincidencias entre las Lecturas

La lectura del Deuteronomio pone en boca de Dios la afirmación de que la ley a la que hay que obedecer como venida de El, no está en los escritos ni en el culto sino que está inscripta en nuestros corazones. Pablo presenta a los colosenses como imagen de Dios y plenitud de su presencia a Jesús de Nazaret, el Cristo. Lucas con la parábola del samaritano asistiendo al tirado en el camino nos coloca ante la verdadera religión (sin culto y sin leyes) de la que también habla Santiago: el corazón abierto al ser humano.

Leave a Reply